El síndrome del impostor y cómo puede evitar tu crecimiento

Quienes presentan este síndrome suelen atribuir sus éxitos a la suerte, la coincidencia u otros factores externos a ellos mismos.

231
Representación del síndrome del impostor
Foto: Pixabay

¿Has pensado que tus capacidades, tu esfuerzo o trabajo duro no fueron los que te llevaron a alcanzar tus éxitos? Si la respuesta es sí, probablemente estés desarrollando el síndrome del impostor.

Este síndrome se caracteriza por que quien lo presenta suele atribuir sus logros a la suerte, la coincidencia o a cualquier otro factor externo, por lo que vive con el miedo de ser descubierto por los demás como un impostor que no tiene las habilidades o conocimiento necesario para desempeñarse, por ejemplo, en el puesto laboral en el que se encuentra.

Psicología Global detalla que el síndrome del impostor se refiere a “la incapacidad de algunas personas para interiorizar y atribuirse sus éxitos y sus logros”, por lo que asumen que “no son los suficientemente buenos” para llevar a cabo ciertas actividades que les son asignadas.

El miedo a ser descubierto detalla el medio especializado, es irracional, pues no está vinculado con el desempeño real de la persona, quien al ver que sus alcances son buenos, decide atribuirlos a razones que no tienen que no tienen que ver con si mismo.

Quienes presentan este patrón de comportamiento tienen dudas sobre sus habilidades, miedo a fracasar y mantienen bajas expectativas de los resultados, pese a una lista de éxitos alcanzados, explica un análisis de la Revista de Psicopatología y Psicología Clínica.

Las posibles fuentes de este síndrome pueden ser, según explica la autora de Cómo superar el síndrome del impostor, Aida Baida Gil a BBC Mundo, con bases en lo expuesto por la experta, Valerie Young; las dinámicas familiares durante la infancia; los estereotipos sexuales, las diferencias salariales por género y la percepción del éxito, fracaso y la competencia.

“Las personas que sufren el síndrome son muy exigentes consigo mismas y tienen una lista de requisitos prácticamente imposibles de llevar a cabo”, detalla la escritora.

El término “síndrome del impostor” fue acuñado por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes, quienes, explica un artículo de la Universidad de Chile, trabajaban con un grupo de mujeres que tenían un historial de éxitos, y pese a este “no se describían a sí mismas como exitosas y vivían constantemente con una sensación de falsedad”.

Entre las afectaciones del síndrome del impostor se encuentran:

  • El miedo recurrente a ser descubiertos
  • Se exigen demasiado poniéndose metas imposibles de alcanzar
  • No son capaces de reconocer su esfuerzo ni trabajo, por lo que no es suficiente para ellos todo lo que realizan
  • No se sienten a la altura de las exigencias ni expectativas que suponen que se les atribuyen
  • Sienten una presión excesiva por demostrar que son exitosos ante sus familiares o su pareja

También te puede interesar:

Feministas presentan iniciativa para que se reconozcan las órdenes de protección como derecho humano

EU permitirá envío de píldoras abortivas a domicilio durante la pandemia

¿Cómo se vincula la industria de la carne con el daño al medio ambiente?

El mito de la virginidad, un modo de opresión patriarcal

VIBEtv