Estas son la ETS contra las que los condones no protegen

Muchas de estas enfermedades no se pueden prevenir con protección por lo que es importante realizarse pruebas con regularidad.

706
Estas son la ETS contra las que los condones no protegen
Foto: Pexels

Desde su invención hace un siglo, el condón de látex ha demostrado ser eficaz para reducir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS) al bloquear el contacto con los fluidos corporales que pueden propagar las infecciones de transmisión sexual.

Sin embargo, una de las preguntas que suelen ser más frecuentes entre las personas que son sexualmente activas es sí realmente protege de todas las infecciones durante las relaciones sexuales, y de no ser así, cuál es la razón.

Cómo los condones ayudan a prevenir las ETS

Aunque no pueden garantizar una protección del 100% contra las infecciones de transmisión sexual, los condones, cuando se usan de manera constante y correcta, pueden reducir drásticamente el riesgo de contraer o transmitir enfermedades de transmisión sexual.

Así es como funciona:

Primero, un condón debe usarse correctamente para brindar protección. Cuando se usa incorrectamente, se pueden producir resbalones o roturas.

La transmisión de enfermedades o infecciones es un riesgo cada vez que se involucra en una actividad sexual, por lo que para ofrecer una protección efectiva, es necesario usar un condón cada vez que se tenga relaciones sexuales (ya sean vaginales, orales o anales).

En entornos de laboratorio, se ha demostrado que el condón de látex proporciona una “barrera impermeable” a las partículas del tamaño de los patógenos que causan las ETS. Esto significa que evita que el agente infeccioso atraviese la barrera, reduciendo significativamente el riesgo de contraer o transmitir una de éstas.

¿Cómo se transmiten las ETS?

Para comprender contra qué protegen los condones, primero es útil entender cómo se transmiten las ETS. Las infecciones como el VIH, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis se propagan comúnmente cuando las secreciones infectadas de la uretra o la vagina entran en contacto con las superficies mucosas, que incluyen la uretra masculina, la vagina o el cuello uterino.

Las infecciones típicamente asociadas con úlceras genitales, como el herpes genital, la sífilis y el virus del papiloma humano (VPH), a menudo se transmiten a través del contacto de la piel con las superficies mucosas o la piel infectada (como llagas) de una pareja que tiene la infección.

Contra qué protegen los condones

Se estima que los condones tienen un 98% de efectividad para proteger contra la mayoría de las ETS como la clamidia y la gonorrea. Además, el uso adecuado de condones es muy eficaz para prevenir el VIH (el virus que causa el SIDA).

Los condones de látex también reducen el riesgo de otras infecciones de transmisión sexual, incluidas las asociadas con úlceras genitales como el herpes y la sífilis. El uso frecuente de condones también puede reducir el riesgo de infección por VPH, que es el factor de riesgo más importante para el cáncer de cuello uterino.

Cómo usar un condón de manera efectiva para protegerse contra las ETS, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):

  • Usa un condón nuevo cada vez que tú y tu pareja cambien el tipo de actividad sexual que realizan (como sexo vaginal, anal u oral). Poner el condón masculino con el lado enrollado hacia afuera antes de que haya contacto genital.
  • Para condones masculinos: si el condón no tiene una punta de depósito, asegúrense de pellizcar la punta para que haya aproximadamente media pulgada de espacio donde el semen pueda acumularse. Sostengan la punta y luego desenrollen el condón sobre el pene erecto. Después de la eyaculación, es necesario tomar el borde del condón y sacarlo, tirando suavemente de él para asegurarse de que no haya fugas de semen.
  • Envolver el condón en un pañuelo de papel antes de desecharlo.
  • Si el condón se rompe durante la actividad sexual, deténganse, retírenlo y pónganse un condón nuevo.
  • Uso de lubricantes a base de agua en lugar de lubricantes a base de aceite (que pueden debilitar el látex y hacer que se rompa).

ETS que se pueden transmitir aún con protección

  • Herpes

Si una persona tiene una lesión de herpes que se encuentra en un área de la ingle o la pelvis que no está cubierta por el condón, entonces puede ocurrir la transmisión de esa lesión. Los médicos recomiendan abstenerse cuando tiene un brote activo (que es cuando es más infeccioso) para disminuir el riesgo de transmitir el virus a su pareja, aunque también puede transmitirse cuando no hay un brote visible.

  • VPH (virus del papiloma humano)

Es la infección de transmisión sexual más común; si eres sexualmente activa o activo, es probable que se exponga a él en algún momento de su vida. Algunas cepas pueden causar verrugas genitales, pero otras no, por lo que muchas personas nunca saben que las tienen, e incluso sin la presencia de verrugas, el VPH se puede transmitir con el contacto de piel a piel.

Algunas variantes pueden provocar cáncer de cuello uterino y, aunque existe evidencia de que el uso de condones reduce el riesgo, no existe evidencia directa de su capacidad para prevenir cepas específicas del VPH, tanto “peligrosas” como no.

  • Molusco

El molusco es un virus que se manifiesta como pequeñas protuberancias en la piel. No es una ITS muy familiar, porque no causa ningún problema de salud a largo plazo y, por lo general, es asintomática aparte de la apariencia de protuberancias.

Es una afección de la piel que se transmite comúnmente entre los niños, pero en los adultos generalmente se ve transmitida sexualmente. Por lo general, las mujeres lo notarán en la vulva. Las pequeñas protuberancias redondas pueden aparecer entre dos y tres meses después del momento de la infección y pueden picar o sentirse sensibles al tacto.

  • Ladillas

Aunque ya no se considera un brote común, especialmente porque muchas personas han elegido afeitar sus partes íntimas, sin duda es una de las sensaciones más incómodas. En caso de conservar el vello púbico, las ladillas, que suelen conocerse también como piojos, funcionan de la misma forma que en el cabello, es decir, ponen huevos y viven en el vello.

  • Sífilis

La sífilis se presenta como una llaga firme, redonda y generalmente indolora, llamada chancro. Al igual que el herpes, un condón no te protegerá, dependiendo de dónde se encuentre la llaga. El uso de condón disminuye la probabilidad de que se propague y puede ser eficaz si el chancro está cubierto por el condón, pero si está ubicado en una parte del pene que está expuesta, puede transmitirse.

Si se tienen varias parejas, o si tu pareja puede tener varias parejas, es absolutamente crucial que se hagan la prueba con regularidad. Esto es particularmente importante dado que muchos hombres y mujeres son asintomáticos cuando tienen una infección de transmisión sexual.

También te puede interesar:

¿Por qué la colposcopia es clave para detectar casos de cáncer de cuello uterino?

4 mitos que giran en torno al embarazo y la maternidad

IMSS-Bienestar despidió a mujer indígena de Oaxaca, víctima de filtración de fotos íntimas: CNDH

Violencia simbólica, ¿qué es y cómo combatirla?

VIBEtv