Sacerdote intenta resucitar como Jesucristo y muere enterrado vivo

El pastor James Sakara, enterrado vivo, prometió a los miembros de la iglesia que resucitaría como Jesucristo, pero murió.

104
Rosario
Foto: Pexels

James Sakara, un pastor de 22 años demasiado confiado y quien dejó que su “fe” prevaleciera sobre su sentido de razonamiento, se vistió con una túnica blanca como los discípulos de Jesucristo y unas zapatillas de cuero y convocó a los adoradores en busca de milagros para que presenciaran la supuesta segunda resurrección de Jesús.

Fue alrededor de la tumba que había cavado y con una voz extraña, como si hubiese sido poseído por el espíritu santo, cuando declaró y ordenó a sus discípulos que “todos ellos eran de poca fe” por lo que les pidió que lo enterraran para demostrarles que se levantaría de entre los muertos y sería capaz de respirar con sus pulmones libres.

eee

Las personas, por respeto a su sacerdote, inicialmente se mostraron reacios, pero obedecieron y ayudaron al hombre que juró que regresaría al tercer día tal como Jesús lo hizo, mismo que entró al agujero con las manos atadas, de acuerdo con UNOTV.

Sakara, quien también era un hechicero en tiempo parcial, quiso realizar la madre de todos los milagros: resucitar de entre los muertos en Chidiza, una ciudad ubicada en Zambia, país sureño de la África Oriental.

Cuando al hombre se le preguntaron las razones por las que estaba haciendo tan alocado número, James citó las escrituras y dijo que en la víspera de su asesinato por soldados romanos, las palabras de Jesús a sus discípulos fue que “hicieran” esto en memoria suya, refiriéndose a la resurrección y no solamente a beber vino y comer.

Los fieles y el resto de la congregación no tuvieron más remedio que ir en busca de palas, dejarlo tumbado en el foso y entre himnos y bailes, lo cubrieron por completo.

Mientras el sacerdote yacía bajó el montón de tierra, el coro cantó y bailó, anticipando de esta manera una manifestación de la liberación divina de Dios. Sin embargo, canción tras canción de alabanza, Sakara no pudo resucitar como lo había prometido.

Todos los ejercicios espirituales y esfuerzos para resucitarlo fueron en vano, especialmente porque los discípulos al destapar el cuerpo descubrieron que su túnica estaba llena de sangre y mostraba una postura en la que evidenciaba que había luchado para salir de ahí.

La policía de la provincia se encuentra en una persecución detrás de todos aquellos que participaron en el evento fallido de “resurrección”.

También te puede interesar:

Paul Farthing, el dueño de un refugio de animales no dejará Afganistán sin sus perros

Whoopi Goldberg se lanza contra la cultura de la cancelación

VIBEtv