Obesidad infantil: causas, consecuencias y cómo prevenirla

La obesidad es un aumento de peso anormal debido al almacenamiento excesivo de grasa en el cuerpo

170
Dulces que provocan obesidad infantil
Foto: Pexels

La obesidad es una enfermedad física caracterizada por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, lo que perjudica gravemente la salud. El exceso de grasa corporal afecta tanto a adultos como a niños (obesidad infantil), especialmente en los países industrializados.

De hecho, en la llamada sociedad del bienestar, una alimentación incorrecta, con predominio de alimentos grasos y ricos en calorías, y la falta de movimiento favorecen el exceso de grasa corporal.

Esta afección, diagnosticada en función de varios parámetros, incluido el Índice de Masa Corporal (IMC), es decir, la relación entre el peso y la altura puede causar otras enfermedades relacionadas, como diabetes y ataques cardíacos, y por lo tanto reducir la esperanza de vida.

Para prevenir la obesidad se utiliza una dieta adecuada, el deporte e incluso el apoyo psicológico, los cuales son útiles para perder kilos de más en quienes tienen sobrepeso, con un IMC entre 25 y 30, y más aún en quienes son obesos, con un IMC superior a 30.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es una epidemia mundial, que se ha triplicado desde 1975, con casi 2 mil millones de sobrepeso y 650 millones de obesos, y es la principal causa de mortalidad evitable.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es un aumento de peso anormal debido al almacenamiento excesivo de grasa en el cuerpo. Se considera el principal problema de salud en los países industrializados. Así que los kilos de más y una línea sobredimensionada no son sólo un hecho estético sino que “pesan” sobre la salud del individuo porque con el tiempo puede ser víctima de:

  • Varias enfermedades físicas
  • Malestar psicológico
  • Esperanza de vida más corta
  • Causas de la obesidad

La obesidad es un fenómeno multifactorial ya que puede depender de varias condiciones. Algunas de las causas determinantes son inmutables, como la herencia, la edad y el sexo, a diferencia de otras, como la comida rápida y el abuso de alcohol.

Obesidad infantil

Para establecer la obesidad infantil, se deben evaluar el peso, la altura y otros parámetros como la circunferencia del brazo y las medidas de los pliegues cutáneos. Sobre la base de los datos, es posible determinar en qué percentil se ubica el niño, es decir, cuál es su nivel de desarrollo en comparación con 100 niños de su edad.

El niño con peso normal ronda el percentil 50, mientras que el que está por encima del percentil 97 es obeso, ya que hay 97 de cada 100 niños más delgados que él. Un pequeño en el percentil 90 tiene sobrepeso. En otras palabras, un niño que excede su peso ideal en un 20% se considera obeso.

Los controles de un niño deben realizarse cada 3 a 6 meses, consultando los valores de referencia estándar.

Consecuencias para la salud a corto plazo

A corto plazo, una persona con kilos de más lucha por realizar actividades diarias sencillas. El cuerpo puede enviar señales como:

  • Dificultad para respirar y cansancio al menor esfuerzo, como subir escaleras.
  • Sudoración excesiva.
  • Episodios frecuentes de apatía o somnolencia durante el día.
  • Trastornos psicológicos en adultos y niños.

Psicológicamente, una persona obesa a menudo se siente incómoda y despreciada en la sociedad. También puede sentirse avergonzada, plagada de complejos de inferioridad y baja autoestima, lo que puede conducir a la depresión.

Por otro lado, los niños obesos, en los primeros años de escuela, a menudo tienen un rendimiento escolar, conductual y social más bajo que sus compañeros de peso normal. Por lo tanto, es más probable que estos pequeños no completen la educación superior.

Además, estos niños son apáticos, experimentan menos satisfacción con la vida y tienen tres veces más probabilidades de ser acosados, lo que a su vez reduce el rendimiento escolar.

También te puede interesar:

Fracasan pruebas de Johnson & Johnson para crear vacuna contra VIH

Síndrome inflamatorio multisistémico, el posible nuevo efecto de las vacunas COVID-19

VIBEtv