5 consejos para atacar la ansiedad causada por el COVID-19

Desde su aparición, el coronavirus ha invadido todos los medios, ya sean impresos, online o televisivos.

43
Ansiedad
Foto: Pexels

La cuarta ola causada por la pandemia del coronavirus y la variante Ómicron, es una verdadera fuente de ansiedad para muchas personas, como lo demuestran varios estudios recientes. La pérdida de control, la sensación de impotencia y la ausencia de un horizonte claro de futuro son los principales culpables.

Sin embargo, en este artículo encontrarás algunos consejos y claves que te servirán para afrontar esta situación anómala, y gestionar mejor tus ansiedades.

5 formas de manejar la ansiedad causada por el  COVID-19

Evitar el consumo excesivo  de medios

Desde su aparición, el coronavirus ha invadido todos los medios, ya sean impresos, online o televisivos, lo que contribuye en gran medida al desarrollo de la ansiedad en algunas personas. Además, quienes son más ansiosos pueden tender a querer tranquilizarse consultando muchos medios en línea o viendo los canales de noticias, pero esto produce más bien el efecto contrario.

Por lo tanto, el consejo es limitar el tiempo que pasas frente a las noticias y, en particular, en los sitios web de noticias y las redes sociales. Elige un medio de comunicación o persona de referencia y dedica 20 minutos al día a mantenerte informada o informado, no más. 

Es mejor obtener información a través de medios más tradicionales. En sitios o foros no verificados que tratan sobre la enfermedad, es más probable que encuentres artículos sensacionalistas, más inquietantes o incluso “fake news” que podrían ponerte peor. 

Aceptar la incertidumbre

Esto es probablemente lo más difícil de aceptar en esta crisis: nuestra impotencia y nuestra incertidumbre sobre el futuro. Para lidiar con esto, tienes que aprender a dejar ir. Esto no siempre es fácil en una sociedad donde todo está regulado y donde queremos controlarlo todo. Comienza tratando de dejar de lado tu smartphone y las redes sociales. No tienes que saber todo lo que está pasando en tiempo real.

En tu vida diaria, deja espacio para la sorpresa y la improvisación. Tienes que dejar los hábitos de control y los reflejos, y poco a poco te irás acostumbrando. Proyéctate en periodos cortos, deja de organizarlo todo y verás que, contra viento y marea, se siente bien e incluso puede ser un buen hábito a mantener en el futuro. 

Respira para calmar tu ansiedad

La sofrología también puede darnos claves para calmar nuestra sensación de ansiedad en tiempos de coronavirus o confinamiento. He aquí un primer ejercicio, si te sientes abrumado o abrumada por la ansiedad y los pensamientos negativos:

  • Sentado o de pie, cierras los ojos y aprietas los puños imaginando que sostienes maletas llenas de preocupaciones.
  • Respira hondo y sacude los hombros como para deshacer todos los problemas.
  • Exhala con fuerza mientras dejas caer tus preocupaciones y comienzas a despedirte de ellos. 

La respiración en forma de 8 también es un ejercicio que puede ayudarte a calmarte si estás inquieto o ansioso. Consiste en imaginar que dibujas un 8:

  • Primero, cierra los ojos y respiras durante el cual imaginas  dibujar la primera mitad de un 8 (vertical, horizontal, lo que sea).
  • Al exhalar, dibujas la otra mitad.
  • Puedes imaginarte dibujándolo en la arena, o trazándolo con la yema del dedo o con un bolígrafo.
  • Repite el ejercicio varias veces.

Identifica los problemas de la ansiedad 

La ansiedad, ligada o no al COVID-19, puede manifestarse en diferentes síntomas. En primer lugar, pueden ser pensamientos negativos, los que toman el control. Estos son miedos, preocupaciones que pueden o no basarse en hechos probados. 

En el segundo caso, se vuelve patológico y puede causar un gran sufrimiento. La ansiedad se define sobre todo como una especie de miedo difuso, como la sensación de que una amenaza se cierne sobre nosotros.

Sin embargo, la ansiedad es un sentimiento normal e incluso útil en determinadas situaciones. Hay que empezar a preocuparse cuando se muestran signos de deterioro de la salud mental, como los que estamos a punto de presentar.

Efectos sobre el comportamiento y el estado de ánimo

Cuando este sentimiento de ansiedad alcanza un estado avanzado, puede cambiar nuestro comportamiento. Algunas personas tienden a refugiarse en la comida, el entretenimiento o ciertas sustancias (alcohol, tabaco, drogas). También puede alterar nuestro estado de ánimo, haciéndonos más irritables o agresivos.

Cuando la ansiedad se apodera por completo, puede generar un ataque de ansiedad que incluye síntomas cognitivos : sensación de perder la cabeza, de no tener más control sobre uno mismo, miedo a la muerte inminente, etc.

Síntomas somáticos del ataque de ansiedad

Los signos de un ataque de ansiedad no sólo están presentes desde el punto de vista psíquico, también se manifiestan físicamente:

  • Temblores, espasmos.
  • Palpitante.
  • Sensación de asfixia.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Mareo.
  • Escalofríos o sofocos.
  • Dolor de estómago.

Busca ayuda cuando estés con mucha ansiedad

Si has reconocido los signos de un ataque de ansiedad, o sufres otros problemas como ataques de ansiedad nocturnos o trastornos del sueño, cambios de humor, pérdida de apetito o fatiga intensa y prolongada, debes hablar con un especialista.

Primero puedes hablar con tu médico, quien puede derivarlo a un profesional de la salud adecuado a tus necesidades. También puedes consultar directamente a un terapeuta o a un psiquiatra, este último es el único de los dos que puede recetar un medicamento.

También te puede interesar:

Tu estrés podría causarle ansiedad a tu perro, según un estudio

¿Cuáles son los tipos de depresión y sus síntomas?

VIBEtv