Nueva Zelanda va contra las terapias de conversión

45
Bandera LGBT+
Foto: Unsplash

El gobierno de Nueva Zelanda prepara una nueva ley para prohibir las llamadas “terapias de conversión”, las cuales, sin ninguna evidencia, pretender cambiar la orientación e identidad de la población LGBTTTIQAP (LGBT+).

Este viernes, el ministro de Justicia de Nueva Zelanda, Kris Faafoi, presentó una iniciativa de ley para prohibir y sancionar a quienes practiquen terapias de conversión, por los daños psicológicos que esto genera a las personas que se someten a estos “tratamientos”.

El ministro, de acuerdo con The Guardian, fue enfático al señalar las terapias de conversión “no tienen lugar en la Nueva Zelanda Moderna”, pues se basan “en la falsa creencia de que la orientación sexual, identidad o expresión de género de cualquier persona está rota y por lo tanto necesita repararse”.

“Aquellos que han experimentado prácticas de conversión hablan de problemas de salud mental, depresión, vergüenza y estigma, incluso de pensamientos suicidas”, expresó Faafoi.

Sin reconocimiento oficial

Las terapias de conversión están prohibidas en varios países del mundo, entre ellos Reino Unido, y en algunos estados de Estados Unidos y México, ya que violan las convenciones contra la tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y no son reconocidas por instituciones como la Asociación Americana de Psicología.

Generalmente, estas prácticas son promovidas por grupos religiosos que están en contra del reconocimiento de derechos de la población LGBT+, a quienes acusan de avergonzar a Dios por su orientación e identidad sexual.

Uno de las principales consecuencias de estas terapias es la culpa que dejan en las personas que son sometidas a estas prácticas, la cual puede evolucionar a una depresión y hasta pensamientos suicidas.

“Líderes religiosos han usado la relación que las personas queer tienen con Dios para manipularlas y hacerles creer que Dios las odia y nunca las perdonará si no cambian. Nos dicen que estamos rotos, que no tenemos futuros, que perderemos a nuestra familia y a nuestros amigos”, declaró la activista Shaneel Lal, una sobreviviente de las terapias de conversión y principal activista de la nueva ley.

Nueva Zelanda tiene la tasa más alta de suicidios de la OCDE y la mayor parte de los casos son jóvenes de la población LGBT+. Tan sólo en 2019, se reportó que el 79% de la población trans y no binaria de dicho país había contemplado suicidarse al menos una vez y dos quintas partes se lastimaron físicamente en los últimos 12 meses.

También te puede interesar:

Google prohibirá apps para encontrar “sugar daddy”

Es indignante el amparo a Kamel Nacif: Alejandro Encinas sobre caso Lydia Cacho

MICGénero 2021 festejará 10 años con edición híbrida

Melinda Gates y Mackenzie Scott invertirán 40 mdd en proyectos para la igualdad de género

VIBEtv