¿Por qué el COVID-19 afecta más a hombres que a mujeres?

No sólo por el estilo de vida, sino también por factores inmunes y genéticos, el coronavirus podría afectar más a hombres que a mujeres.

165
Hombre se hace prueba para detectar COVID-19
Foto: EFE

Más preguntas que respuestas ha generado la llegada de la pandemia del COVID-19, muchas de ellas siguen siendo investigadas por científicos de todo el mundo y  cómo es que se ha cobrado hasta el momento, más de dos millones de vidas. No obstante, algo que ha causado una gran curiosidad es el porcentaje de hombres que mueren por la enfermedad, muy por encima de los decesos de mujeres, pero ¿cuáles son los motivos?

¿Por qué mata más a hombres que a mujeres?

En los primeros meses de la pandemia surgieron los primeros estudios para analizar por qué el COVID-19 mata a más hombres que mujeres.

De hecho, en un artículo publicado por The New York Times en febrero de 2020, explicaba cómo el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades publicó un informe muy en profundidad sobre casos de enfermedades infecciosas, que analizaba porqué el primero estaba expuesto a la misma tasa de mortalidad. La incidencia del virus es mayor entre hombres y mujeres: 2.8% y 1.7%, respectivamente.

Sistema inmune y tabaquismo

La razón principal para entender por qué los hombres parecen ser más susceptibles al COVID-19 es que el sistema inmunológico de las mujeres suele ser más resistente a los ataques externos que los hombres. Además, la presión arterial de los hombres es más alta y son propensos a más problemas respiratorios.

También se sabe que los niveles altos de estrógeno pueden estimular el sistema inmunológico, mientras que los andrógenos inhiben el sistema inmunológico. Esta es un arma de doble filo porque hace que las mujeres sean más resistentes a las infecciones, pero también tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades autoinmunes, de acuerdo con OK diario.

Pero el mismo informe advierte que otra razón por la que el coronavirus es más mortal entre los hombres también está relacionada con el estilo de vida, especialmente en un aspecto: fumar es un factor de riesgo bien conocido para esta enfermedad y puede conducir al coronavirus. Las manifestaciones clínicas son más graves.

Específicamente, el informe elaborado por el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades explica cómo los chinos representan un tercio de los fumadores del mundo.

Consumen aproximadamente el 40% del tabaco mundial y el 2% de las mujeres chinas lo consumen. La proporción ha aumentado a más del 50% entre los hombres. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 82% de los 1.397 billones de consumidores de tabaco en todo el mundo son hombres.

Factores genéticos

Se demostró en estudios recientes que, los factores genéticos confirman que el SARS-CoV-2 afecta más a hombres que a las mujeres.

Es decir, debemos entender que el virus del COVID-19 entra en nuestras células al unirse a un receptor llamado ACE2 (Enzima Convertidora de Angiotensina 2), que es una enzima que regula la contracción de los vasos sanguíneos arteriales.

En células epiteliales pulmonares, puede proteger los pulmones del daño causado por infecciones, inflamación y estrés. Cuando el virus se une a la ACE2 y entra en la célula, su expresión disminuye, impidiendo así que realice su función protectora.

En mujeres fértiles, el estrógeno mencionado anteriormente puede aumentar la presencia de receptores ACE2, asegurando así que la enzima pueda ejercer su función protectora incluso después de la infección, especialmente para los pulmones.

Por el contrario, los andrógenos parecen ejercer efectos opuestos al afectar la expresión de las enzimas celulares involucradas en las diversas etapas del ataque del virus sobre el receptor, lo cual es beneficioso para la etapa posterior de la infección de las células pulmonares.

Es bien sabido que hay dos cromosomas X en las células femeninas y cromosomas X y Y en las células masculinas. Sin embargo, en las células femeninas, cuando aparece la copia, se produce la inactivación fisiológica aleatoria de uno de los dos cromosomas.

No obstante, las partes de los cromosomas que escaparon a la inactivación aún se conservan y los genes de estas regiones pueden estar sobreexpresados ​​en las mujeres. La ACE2 está codificada con precisión en estas regiones del cromosoma X, lo que evita la inactivación de uno de los dos cromosomas X, apoyando así la hipótesis de que esta proteína se expresa más en los pulmones femeninos.

Por lo tanto, con el tiempo, se han realizado estudios más específicos, incluso retrospectivos, para evaluar el papel de las hormonas sexuales en las diferencias de ambos sexos encontradas durante esta pandemia, y para comprender mejor el papel de escapar de la inactivación de uno de estos genes.

El papel de los genes será crucial; dos cromosomas X y sus reguladores en células femeninas para identificar y poder inactivar el virus que causa el COVID-19.

También te puede interesar:

VIBEtv