La risa de las mujeres ha sido mal vista durante mucho tiempo

Durante siglos, las mujeres tuvieron que contener la risa para verse bien frente a los hombres.

16
Risa de las mujeres
Foto: Pexels

Para poder reír libremente en público, las mujeres tenían que luchar. A lo largo del siglo pasado, quienes reían a carcajadas eran directamente sexualizados, asociadas a las mujeres de vida liberal. Subversiva y revirtiendo el orden patriarcal, la risa de las mujeres tuvo que ser escondida detrás de un abanico; entonces llegaron profesionales de la diversión para cambiar la situación.

La risa de las mujeres: un insulto a la virilidad

A primera vista, la risa es algo natural e incontrolable. Sin embargo, durante siglos, las mujeres tuvieron que contener la risa para verse bien frente a los hombres. Antes, cuando no podían estudiar, votar o hacer cerveza, reír también era una actitud problemática. Una de las principales razones fue que la risa femenina rompía la seriedad masculina. Es decir, cuando una mujer se reía en una conversación con hombres, se la veía cuestionando la autoridad, y por lo tanto la virilidad de los hombres. 

Al igual que las mujeres que disfrutan, que triunfan en el trabajo o en cualquier ámbito donde los hombres son mayoría, las desinhibidas hilarantes ponen en entredicho el orden patriarcal de la época. 

La risa para liberar el cuerpo de la mujer

Durante el siglo XIX, las risueñas se escondían detrás de un abanico, sólo entre mujeres, o en sus círculos populares. Porque la risa también es un marcador social. En los siglos XVII y XVIII, eran sobre todo los sirvientes, que reían con franqueza y sin freno, los que aparecían en las comedias.

Reír era un acto subversivo para las mujeres. El decoro requería que fueran más bien amables, cariñosos, dóciles y que controlaran sus emociones. La risa actúa como desmitificador de esta “docilidad femenina natural”

Otro problema es que la risa en las mujeres es vista como un símbolo de su sexualidad. Riendo, pierden el control de sus cuerpos y se muestran “histéricas”. Las mujeres que ríen demasiado fuerte también son sospechosas de ser “mujeres de la vida fácil”, pero algunas mujeres, en los círculos burgueses, aprendieron a eludir la práctica de la risa. Desviaron el humor prohibido, especialmente con la ironía.

Una conquista feminista de la risa

Con el tiempo, las mujeres que llevaban una vida más libre, se reían en público y empezaban a influir en las mujeres “ordenadas”. Luego fueron escritoras como Colette o Virginia Woolf quienes escribieron chistes en blanco y negro, en su propio estilo.

Ya en 1905, Virginia Woolf incluso escribió “El valor de la risa” para The Guardian, un texto sobre el papel emancipador de la risa para las mujeres. A lo largo del siglo XX, su deseo de liberarse de tabúes y convencionalismos burgueses inspiró a otros autores.

También te puede interesar:

Parcopresis: las mujeres se avergüenzan de ir al baño fuera de su casa

Letras femeninas: 5 escritoras mexicanas que han cruzado fronteras

VIBEtv