Parcopresis: las mujeres se avergüenzan de ir al baño fuera de su casa

Las mujeres son más complejas que los hombres cuando se trata de ir al baño.

34
Parcopresis
Foto: Pexels

¿La parcopresis significa algo para ti? ¿Qué pasa si te dicen “poop-shaming”? Simplemente entiéndelo: la vergüenza de hacer heces en lugares extraños. ¡Sí, es muy grave! Tanto que una de cada dos mujeres se ve afectada por este fenómeno socio-psicológico también llamado “Síndrome de la Princesa”.

¿No te atreves a ir al baño fuera de tu casa? ¿Tienes miedo de que alguien te escuche? ¿O simplemente la idea de que te imaginen en el baño te bloquea totalmente? A continuación,  te explicamos este síndrome, no tan anecdóticamente. 

Las mujeres, en ese aspecto, son más complejas que los hombres cuando se trata de ir al baño. ¿Una de las principales razones? Tenaces clichés sobre las mujeres. Esta “vergüenza de defecar” es indicativa de los estereotipos femeninos y de cómo la sociedad trata a las mujeres. Una mujer no eructa, no se tira gases en el inconsciente colectivo. O bien es “mal educada”, “poco femenina” e inspira asco si lo hace abiertamente.

La educación estandarizada de la mujer, desde muy joven, inculca el no hacerse notar, la limpieza y devuelve a la mujer una imagen de pureza. Problema: inconscientemente, todos estos prejuicios nacidos del patriarcado son parte integral de la vida de muchas mujeres. Resultado: La mayoría de las mujeres sienten avergonzadas de ir al baño fuera de casa, frente al porcentaje de los hombres.

Ansiedad con consecuencias a veces graves

Poner música, poner papel en el fondo del WC; muchas mujeres utilizan trucos para ir al baño fuera de casa, o cuando hay alguien cerca (familiares, pareja,, amigas, etc). 2 de cada 3 mujeres no se atreven a ir al baño si no es suyo. 

las mujeres jóvenes menores de 30 años dicen que les da vergüenza hacer sus necesidades en la oficina o con amigos, y un alto número de mujeres mayores de 60 años informaron padecer del “poop shaming” (literalmente “vergüenza de la popó”) representa un riesgo para la salud de las mujeres mayor que para la de los hombres .

De hecho, abstenerse de defecar interrumpe nuestro sistema digestivo. El “poop shaming”, aunque inusual a primera vista, provoca problemas de estreñimiento en el 41% de las mujeres (frente al 18% de los hombres) y trastornos digestivos (38%, frente al 22% de los hombres).

¿Cómo afecta la parcopresis?

Esta “brecha de género” puede incluso causar parcopresis, que es la incapacidad total para defecar sin cierto nivel de intimidad. 53% de mujeres, frente a 32% de hombres en la oficina; 53% versus 32% de hombres con amigos y 56% versus 30% de hombres con pareja sexual reciente

Recuerda que es perfectamente natural ir al baño. ¡No tengas/no te avergüences más, sin importar tu género! Una necesidad tan básica no debería ser una fuente de vergüenza.

También te puede interesar:

 

VIBEtv