¿Qué es la sororidad y cómo practicarla en lo cotidiano?

La sororidad es un término que hace referencia a la hermandad entre mujeres.

52
Mujeres en una protesta
Foto: EFE

La sororidad se refiere a la solidaridad, la hermandad, la unión, el apoyo que existe entre las mujeres en un contexto en el que la violencia de género, la discriminación, el feminicidio y en general el sistema patriarcal nos oprime, condiciona, asesina y relega al segundo plano.

La Fundación del Español Urgente detalla que este término viene de la palabra en latín soror, que significa “hermana”, e indica que está formado con el mismo patrón lingüístico que fraternidad, que viene de frater, que se refiere a “hermano”.

Así, ante el lenguaje guiado por lo patriarcal, las mujeres encontraron un término propio para referirse a la hermandad entre este sector, y el cual se utiliza cada vez de manera más común, sobre todo en el marco del movimiento feminista.

No más competencia

Históricamente nos han enseñado que las mujeres no somos un equipo, que somos competencia en lugar de apoyo, que es más fácil juzgar a la que se encuentra a nuestro lado que tenderle la mano. Sin embargo, esta palabra viene a romper con esos estereotipos y prejuicios que han evitado la colectividad y promocionado el individualismo.

La sororidad se enfrenta a las imposiciones patriarcales, logrando que los lazos entre las mujeres se formen, que el sometimiento se haga a un lado y que juntas nos empoderemos y luchemos en igualdad.

En entrevista con BBC Mundo, la escritora y periodista peruana Gabriela Wiener, explica que la sororidad no plantea “que tengamos que ser mejores amigas ni que entre todas nos caigamos bien”, así como tampoco se debe confundir con un “apoyo ciego”.

Sino que está tiene que ver con el hecho de entender “que hacemos parte de un sistema que de alguna manera a cada una nos tiene jodidas y que nos vamos a aliar para enfrentarlo”.

Sororidad es un término que debemos tener presente en lo cotidiano; al tomar decisiones, al referirnos a una mujer, en cada ámbito de la vida para que se haga lo común, para que este sea el modo de relacionarnos que predomine entre las mujeres.

Implementa la sororidad en lo cotidiano:

No juzgues a una mujer por su modo de vestir ni por su apariencia física, tampoco te juzgues a ti.

Evita criticar o juzgar el modo en cada mujer vive su sexualidad.

Respeta las decisiones que cada una toma sobre su cuerpo, como el desear tener hijos o el no quererlos.

Cree siempre en las mujeres que han sido víctimas de violencia, no las revictimices intentando culparlas por lo que les ocurrió o acusando que les pasó por su modo de vestir o por el lugar en el que se encontraban.

Apoya a quienes acudan a ti tras haber sufrido un caso de violencia en cualquiera de sus representaciones, no cuestiones sus testimonios; tiéndeles la mano.

No te quedes callada si presencias algún acto de discriminación, acoso o cualquier otra acción que vulnere a alguna compañera del trabajo o de la escuela.

Evita reproducir los estereotipos y los roles de género, pues estos fueron creados desde la mirada del varón, poniendo a la mujer en segundo plano.

Únete con otras mujeres para enfrentar las situaciones que las aquejen en los espacios en los que se desarrollan.

También te puede interesar:

Michelle Couttolenc habla sobre su histórica victoria con “Sound of Metal”

En Morelia pintan mural para exigir fin a los femicidios

Nuestro Grito es Monumento: la campaña de AI contra la represión en marchas feministas

De tres mil 752 asesinatos de mujeres, sólo 969 se investigaron como feminicidios: AI

VIBEtv