¿Qué es el pacto patriarcal y cómo romperlo?

El llamado pacto entre caballeros se manifiesta de muchas formas, no sólo con el respaldo de un precandidato.

464
Pacto patriarcal o de caballeros
Foto: Pixabay

Esta semana un tema ha dominado la agenda pública: el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador al precandidato de Morena, Félix Salgado Macedonio, quien competirá por la gubernatura de Guerrero pese a las denuncias por abuso sexual en su contra. Esto provocó una demanda concisa para el mandatario: romper el pacto, pero ¿qué es en realidad el pacto patriarcal del que se habla?

El pacto patriarcal o de caballeros es un acuerdo implícito o explícito entre varones para solapar violencias de diferente índole, desde una infidelidad hasta apoyar a un amigo cuando es acusado de acoso o abuso sexual. Esta solidaridad se disfraza de camaradería y muchas veces, entre varones, se exige como requisito para pertenecer a un grupo.

Estas alianzas en conjunto forman lo que se conoce como el patriarcado, el cual, de acuerdo con la autora Heidi Hartman, “es un conjunto de relaciones sociales que tiene una base material y en la cual hay relaciones jerárquicas entre los hombres y solidaridad entre ellos, lo que les permite dominar a las mujeres”.

¿Cómo se manifiesta el pacto?

Dicha solidaridad se puede manifestar en la vida cotidiana cuando vemos a un compañero de trabajo acosando a una mujer o haciendo chistes y comentarios sexistas; cuando somos testigos de una mentira o infidelidad en contra de una amiga o persona cercana, y en el peor de los casos, cuando callamos ante alguna agresión sexual de cualquier índole, incluso cuando el caso ha sido judicializado.

Este pacto se sostiene bajo el principio de que sólo los hombres tienen derecho a ejercer su sexualidad a plenitud y bajo cualquier circunstancia porque es un “impulso masculino incontrolable”. Es decir, el pacto patriarcal se sostiene cuando se justifica cualquier agresión de índole sexual o acción de dominio sobre la mujer para no perder el respeto o la amistad de los agresores.

El pacto patriarcal puede llegar a niveles criminales, como en el caso del feminicidio de Jéssica González de Michoacán, quien fue asesinada por Diego, su pareja sentimental, en octubre de 2020.

Dos amigos de Jésica vieron el cuerpo en la cajuela de Diego y, a pesar de haber conocido a la víctima, no sólo no dieron aviso a las autoridades para darle tiempo a su amigo para huir, sino que incluso hicieron memes sobre el asesinato.

¿Cómo romper el pacto?

Para romper el pacto patriarcal falta más que señalar las violencias y complicidades ajenas, pues se trata de un trabajo personal en el  que uno tiene que valorar sus acciones y omisiones, para después cambiar nuestras relaciones con los otros, así como nuestras actitudes para con las mujeres.

La única forma de romper el pacto es no quedarse callado ante las agresiones cometidas por familiares, amigos o colegas, sin que ello implique exponer a una víctima que no quiere hacer público su caso. Es decir: se trata de romper relaciones con los agresores, señalarlos, pero nunca denunciar por la víctima pues ese es un proceso personal que depende sólo de la víctima.

Las acciones más inmediatas para romper el pacto patriarcal incluyen no promover chistes sexistas ni misóginos (todos aquellos que denigren a la mujer o la coloquen como objeto sexual) y señalarlos cuando se digan; dejar de consumir pornografía ya que es una industria que se sustenta en la trata de personas; frenar acosos disfrazados de coqueteo, pero sobre todo creerle a las víctimas de agresión sexual cuando hagan su denuncia, pues el apoyo público de un caso es clave para que no caiga en la impunidad.

El porcentaje de “acusaciones falsas” es mínimo comparado con el de los casos reales, e incluso en denuncias equivocadas, siempre hay forma de rectificar, como cuando la periodista Andrea Noel denunció en 2016 que un youtuber la había acosado sexualmente en las calles de la CDMX. Tras investigar, la denunciante reconoció públicamente que se había equivocado y él no era su agresor.

Así que antes de pensar en cuidar la reputación de un probable agresor, piensa en el valor que tuvo una víctima para denunciar un episodio traumático y cómo, a pesar de ello, tendrá que enfrentarse a la opinión pública y un sistema de justicia que permite a presuntos violadores competir por una gubernatura con respaldo del presidente.

También te puede interesar:

“Su opinión es importante”: Diego Luna pide a AMLO romper el pacto con Félix Salgado Macedonio

#YaChole de la violencia contra las mujeres, responden a López Obrador en Twitter

Todos seremos violadores si gana Félix Salgado Macedonio: Pedro “El Mijis” Carrizales

Suman 6 denuncias por abuso sexual contra Andrés Roemer

VIBEtv