Día Internacional Del Hombre: tres actitudes machistas que debemos dejar atrás

En esta jornada es importante hablar de las acciones que ya no debemos reproducir.

102
Día Internacional Del Hombre: tres actitudes machistas que debemos dejar atrás
Pixabay

El 19 de noviembre se conmemora el Día Internacional del Hombre y en un contexto donde el feminismo y la equidad de género se vuelven temas prioritarios, esta jornada es la oportunidad perfecta para hablar de actitudes machistas relacionadas a la hombría que debemos dejar de reproducir.

A diferencia del Día Internacional de la Mujer, el Día Internacional del Hombre no conmemora la lucha por derechos o la exigencia de un trato igualitario, sino que nació como una iniciativa encaminada a promover la equidad de género.

Te puede interesar: Video: Werevertumorro se disculpa por apología a violación

Lamentablemente, el Día Internacional del Hombre se ha usado en los últimos años como un pretexto para denostar feministas con falacias o para enaltecer aún más la hombría y el machismo, por lo que decimos hacer algo distinto y te enlistamos tres actitudes machistas que debemos dejar de reproducir.

Pacto patriarcal

El primer tema del que queremos hablar en el Día Internacional del Hombre es el pacto patriarcal, un concepto que refiere al silencio y complicidad implícita que existe entre los hombres, sobre todo cuando se trata de casos de violencia: desde acoso sexual, abuso, violación y hasta feminicidio.

¿Crees que es un invento de las feministas? Va un ejemplo: el pasado septiembre se informó sobre el feminicidio de Jessica, una joven de 21 años que habría sido asesinada por su pareja, Diego ‘N’, en Michoacán. El caso fue muy sonado en redes sociales y, afortunadamente, por la presión mediática y social el sospechoso no pudo escapar y fue detenido.

Resulta ser que la Fiscalía General de Justicia de Michoacán confirmó que dos amigos de Diego vieron el cadáver de Jessica en la cajuela del auto de Diego, poco después de haber sido asesinada. El acusado fue a pedirles ayuda para ocultar el cuerpo.

A pesar del revuelo en redes y que esos dos amigos también conocían a la víctima, ninguno dijo nada y se limitaron a no ayudarlo a esconder el cadáver, lo cual no los salva de la posibilidad de ser cómplices

Esto es común en casos de violación masiva como el de La Manada y es el mejor ejemplo de lo que representa el pacto patriarcal, aunque éste también se puede manifestar en otras omisiones como cuando un hombre acosa a una mujer, cuando se dice un chiste o comentario misógino o cuando somos testigos de la filtración de packs y videos sin autorización.

Acoso

Un tema clave del que debemos hablar en el Día Internacional del Hombre es el acoso, ya que hemos sido educados en una cultura que confunde el coqueteo con el acoso con términos como “hacer la luchita”.

Día Internacional del Hombre

Y es que, como hombres, se nos educa para “conquistar” a las mujeres y convencerlas de que somos el mejor partido. Si a esto se le suma que acciones de acoso se han romantizado como coqueteo, la situación empeora.

El ejemplo más claro es cuando le escribes a una chica y ella nunca te responde el primer mensaje en una clara señal de desinterés. La mayoría opta por seguir enviando mensajes e insistir en una respuesta a pesar del rechazo inicial porque las mujeres “se hacen del rogar”.

También te puede interesar: “No me arrepiento de los crímenes”: Keith Raniere, el líder de NXIVM condenado a prisión

Un problema con este tema es que las mujeres se hartan tanto de la insistencia que muchas terminan por ceder, pero sólo por el hartazgo, lo cual alimenta la idea de que “hacer la luchita” sirve.

La cultura también romantiza estas acciones. El ejemplo más claro es la película Diario de una pasión en la que el protagonista, Nolan, no deja de acosar a Allie a pesar de que ella en varias ocasiones lo rechaza. La película -así como muchos productos culturales- lo plantea como el inicio de una típica historia de amor, lo que promueve que los hombres sigamos acosando.

Piropos

En el Día Internacional del Hombre también debemos hablar sobre los piropos, que en su mayoría son una forma de acoso sexual.

No, si eres guapo el piropo no deja de ser acoso. El problema es que crecemos creyendo que tenemos el derecho de opinar sobre el cuerpo de otras personas (principalmente mujeres) sin entender que es incómodo que un extraño te observe a detalle en la calle.

Si a esto le sumas que hay muchos hombres que no se limitan al piropo y empiezan a seguir a las mujeres (para “hacer su luchita”), este tipo de acciones sólo promueven más la violencia de género.

VIBEtv