Pilates de pared, ¿tan buenos como dicen?

81
Pilates de pared
Pilates de pared

Si estás buscando una forma de ejercitar tu cuerpo sin tener que ir al gimnasio o sin usar máquinas de pesos, el método Pilates en la pared puede ser una excelente opción para ti. En lugar de ejercicios repetitivos clásicos de gimnasio, Pilates utiliza una serie de movimientos controlados y precisos que tonifican la musculatura de manera armónica, mejoran la postura corporal y aumentan la flexibilidad.

El Pilates en la pared es una forma de Pilates de bajo impacto que no ejerce tanta presión sobre el cuerpo y es una excelente manera de mantenerse activo sin poner en riesgo las articulaciones. Por lo tanto, el Pilates es una excelente opción para aquellas personas con dolor en las articulaciones u otras lesiones que limitan su movilidad.

En los estudios especializados en Pilates cuentan con equipos muy específicos, que no se encuentran en los gimnasios, como el reformer, la silla wunda o el cadillac. Pero el método Pilates va más allá de estas máquinas y se puede aplicar su lógica para practicar en casa con la única ayuda de una pared.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ViBE TV (@vibetvmx)

Aquí te proponemos algunos ejercicios para practicar el Pilates en la pared en casa:

Semi estocada apoyada:

a. Ponte delante de la pared y apoya la palma de la mano izquierda en ella.

b. Da un paso hacia atrás con la pierna izquierda hasta unos 60 cm de distancia y presiona con la palma contra la pared.

c. Flexiona la rodilla derecha e incline el torso hacia adelante, hasta que sientas un estiramiento en el tendón de la corva izquierda.

d. Aguanta una o dos respiraciones. Suelte y repita 10 veces cambiando de pierna.

Sentadilla con apoyo en la pared:

a. Ponte de espaldas a la pared a unos 60 cm de distancia. Pon la espalda en contacto con la pared.

b. Deslízate lentamente por la pared hasta que tus muslos estén paralelos al suelo.

c. Mantén esta posición durante más de 20 segundos o tanto como puedas.

d. Descansa y repite 12 veces.

Pilates de pared
Pilates de pared

Beneficios de los pilates de pared

Practicar Pilates de pared puede ofrecer una amplia gama de beneficios para la salud y el bienestar. A continuación, se detallan algunos de los principales beneficios:

  • Fortalece todo el cuerpo: El método Pilates, en general, se enfoca en fortalecer el cuerpo de manera equilibrada y armoniosa. Al practicar Pilates de pared, se involucran más músculos del cuerpo para mantener la postura y la estabilidad contra la pared, lo que resulta en un fortalecimiento general del cuerpo.
  • Mejora la postura: La pared proporciona una superficie estable que permite concentrarse en la alineación y la postura del cuerpo. Al trabajar los músculos profundos del núcleo, se puede mejorar la postura y prevenir dolores de espalda y lesiones.
  • Aumenta la flexibilidad: Los movimientos controlados y precisos del Pilates de pared permiten trabajar los músculos de manera más profunda, lo que puede aumentar la flexibilidad y la movilidad.
  • Bajo impacto: Al apoyarse en la pared, se reduce la presión sobre las articulaciones y se minimiza el riesgo de lesiones. Por lo tanto, el Pilates de pared es una excelente opción para aquellas personas con dolor en las articulaciones u otras lesiones que limitan su movilidad.
  • Mejora la coordinación: El Pilates de pared requiere una mayor concentración y coordinación para mantener la postura y estabilidad contra la pared. Al practicar regularmente, se puede mejorar la coordinación y la habilidad para realizar movimientos precisos.
  • Puede practicarse en casa: El Pilates de pared se puede practicar en casa con la única ayuda de una pared, por lo que no es necesario acudir a un gimnasio o tener equipo especializado. Esto lo convierte en una opción accesible y conveniente para quienes tienen poco tiempo o presupuesto limitado.

Te puede interesar:

¿Por qué iniciar la semana con Yoga por la mañana? 

¿Sin tiempo para el ejercicio? Ejercicios perfectos para mujeres ocupadas