¿Por qué la obesidad es considerada una enfermedad?

La obesidad es más que un factor de riesgo relacionado con otras enfermedades.

148
Enfermedad de obesidad
Foto: Pexels

La obesidad se ha posicionado como uno de los problemas de salud más preocupantes a nivel mundial; y según con la Organización Mundial de la Salud (OMS), su prevalencia se triplicó entre 1975 y 2016, afectando a casi dos billones de personas mayores de 18 años.

De acuerdo con la clasificación de la OMS, la obesidad es el anormal o excesivo almacenamiento de grasa, lo que se refleja en un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 30, lo que puede derivarse por un desbalance energético, o bien, por patologías genéticas.

No obstante, aunque hay especialistas que clasifican a la obesidad únicamente como un factor riesgoso relacionado con otras enfermedades como la diabetes, razón por la que se subestima y se deja de lado la afirmación sobre que la obesidad sí es una enfermedad por sí misma.

Algunos agentes ambientales que impactan considerablemente en la obesidad son los alimentos ultra procesados, mismos que contienen exceso de grasas, azúcares y sal; además, otro aspecto que detona la obesidad es la falta de actividad física, misma que se ha potenciado en la actualidad debido al estilo de vida sedentario que es cada vez más adoptado por gran parte de la población mundial.

Si a esto le sumamos factores que también generan un desbalance energético, es decir, donde se ingieren más calorías de las que se consumen, como puede ser el estrés, alteraciones metabólicas y hasta el ingerir ciertos fármacos, estos aspectos producen una acumulación anormal de grasa y un aumento progresivo del peso.

Así que si establecemos que cualquier enfermedad hace referencia a la interacción entre un huésped y uno o más agentes ambientales, sin duda alguna, la obesidad forma parte de ellas.

La obesidad es una enfermedad: OMS

En la actualidad, la OMS considera la obesidad como una enfermedad crónica, situación que abre camino para la gestión de recursos que promuevan la prevención de la misma, así como su tratamiento e investigación.

Este panorama es clave si consideramos que la obesidad afecta la calidad de vida y el bienestar psicológico, emocional y físico de quienes la padecen, y también de las personas cercanas a este tipo de pacientes.

A través de estos datos, es importante decir que si continuamos manteniendo la idea de que la obesidad es únicamente un factor de riesgo o que es una elección y un estilo de vida, resultaría poco probable que podamos reducir su prevalencia, aumento y los graves efectos en la población.

Así que debemos apostar por definir las cosas como son, esto con el fin de contribuir a la erradicación de la obesidad, pues todo cambio comienza con un proceso de consciencia sobre un problema que hay que cambiar.

También te puede interesar: 

¿Quieres tener cintura de avispa? Lógralo con estos 4 ejercicios

Sustituye las mancuernas por botellas de agua: 5 ejercicios efectivos

VIBEtv