Calostro, la primera leche materna que alimentará al bebé

La ventaja del calostro es que se adapta totalmente a las necesidades del recién nacido.

73
Calostro
Foto: Unsplash

Al nacer, antes del flujo de la leche, un líquido particular nutrirá al recién nacido: el calostro. Con su característico aspecto amarillo y anaranjado, esta “primera leche” es perfecta para que el bebé sea alimentado por primera vez por su madre. 

¿Qué es el calostro?

Muy rico y graso, el calostro es la leche de los senos en el momento del nacimiento del bebé hasta que sale la leche, esto suele ocurrir aproximadamente en el tercer día después del nacimiento, a veces más tarde en algunos casos.

De hecho, esta primera leche es conocida como “oro amarillo” y no es en vano, ya que es muy nutritiva para el recién nacido. Es reconocible por su color amarillo dorado que se acerca al naranja, tiene esta apariencia por el betacaroteno que contiene.

El calostro es rico en:

Anticuerpos y células vivas: contiene en particular 100 veces más inmunoglobulinas que la leche materna convencional (o leche madura)

  • Ácidos grasos
  • Vitaminas (A, E, K)
  • Minerales
  • Oligoelementos

Calostro, la primera toma del bebé

Así, durante los primeros días de vida, el bebé se deleitará con esta leche hecha para él. Además, durante la primera toma, justo después del parto (también llamada “comida de bienvenida”) no dudes en extraer un poco de calostro de tu pecho: su olor único y propio atraerá a tu pequeño; hiérvelo y lo animará a succionar

No te preocupes si sólo lo produces en pequeñas cantidades: ¡es completamente normal! El pequeño tiene un estómago del tamaño de una canica cuando nace, que alcanza el tamaño de una nuez al tercer día y un huevo después de un mes. Así, la primera semana come a menudo, pero poco.

Beneficios del calostro

Aunque en realidad no se parece a la leche materna, la ventaja del calostro es que se adapta totalmente a las necesidades de tu recién nacido: contiene todo lo que necesita para los primeros días de vida. No hay contras ya que lo único que ofrece son ventajas:

  • Ayuda a combatir la aparición de ictericia en el recién nacido
  • Se digiere muy fácil y rápidamente
  • Es antiinfeccioso
  • Ayuda al desarrollo de la flora intestinal

Leche presente durante el embarazo

Pero esta leche no aparece sólo después del parto. Durante el embarazo, los senos se preparan para la lactancia: su tamaño aumenta a medida que se desarrollan las glándulas mamarias.

En el segundo o último trimestre del embarazo, el calostro puede comenzar a gotear de los pezones, pero ojo: esto no es automático. No tener una descarga de calostro no significa que no la tendrás en cuanto nazca tu hijo. 

También te puede interesar:

Lactancia materna: 11 consejos para tener éxito en esta etapa

La lactancia materna fortalece el sistema inmunológico de los bebés

VIBEtv