UNAM advierte que el dióxido de cloro no cura el COVID-19 y puede causar muertes

Esto es lo que dijo la Universidad Nacional Autónoma de México sobre el consumo del dióxido de carbono.

93
UNAM advierte que el dióxido de cloro no cura el COVID-19 y puede causar muertes
Foto: Pixabay

Desde la llegada del COVID-19 a nuestro país, el miedo y la angustia han comenzado a invadir a las personas. Sobre todo en las últimas semanas en las que se ha registrado dos veces el máximo de contagios diarios y cada vez más muertes que, en México, ya resaban las 140 mil.

Ante esto, la gente ha buscado soluciones para combatir el virus y ha sido víctima de la desinformación y la desesperación. Una de las falsas soluciones más difundidas es el consumo del dióxido de cloro que se ha popularizado en los últimos, pero que infortunadamente pone en riesgo la vida de quienes lo han usado.

El uso de dióxido de cloro comenzó a ser recomendado en las redes sociales y fue descrita como una sustancia capaz de ayudar a combatir los síntomas del coronavirus. Algunos de los testimonios que se encontraron en Facebook y Twitter indicaban que inyectarse cierta medida, el contagiado iba a comenzar a respirar de manera óptima; no obstante, después de un tiempo tendría consecuencias lamentables.

Carlos Antonio Rius Alonso, académico de la Facultad de Química en la UNAM, comentó durante una entrevista para Excélsior que, el dióxido de cloro es uno de los elementos más tóxicos para la sangre de los humanos. Esto se debe a que produce oxígeno muy diferente al que nosotros solemos respirar en el aire.

“Si tomamos dióxido de cloro aparentemente subimos la oxigenación porque el oxímetro va a marcar 100 por ciento, pero en realidad tenemos un decrecimiento en el oxígeno disponible. Y el incremento que observamos es debido a las características de medición del oxímetro, que está midiendo en forma indirecta la cantidad de oxígeno”, alertó Rius Alonso.

Aunque puede matar virus en el aire o en la superficie, es una de las toxinas más importantes de la historia de la humanidad.

“Se trata de una sustancia muy buena para acabar con virus, bacterias, protozoarios, o cualquier tipo de agente patógeno, pero también debido a su alta reactividad ataca las células de cualquier organismo vivo”

Después de realizar experimentos con dosis bajas en ratones y monos, se concluyó que ambos estaban afectados por la enfermedad de la tiroides, cuando se aumentó el número a 100 mg, el 100% de los animales murió.

También te puede interesar:

OMS: El mundo está al borde de un “fracaso moral” catastrófico

Noruega descarta vínculo de muertes con la vacuna de Pfizer

Próxima semana llegarán primeras dosis de vacuna Sputnik V; aún falta autorización de Cofepris

VIBEtv