¿Se mojaron tus zapatos con la lluvia? Sécalos sin dañarlos con estos consejos

Con estos trucos tus zapatos quedarán secos y limpios después de la lluvia.

21
Zapatos limpios y secos
Foto: Pexels

A veces la lluvia no da aviso y de repente ves tus zapatos “hechos sopa”, pero lo pero viene cuando al regresar a casa, limpiarlos se vuelve toda una odisea y rara vez quedan bien limpios y libres de olor a humedad. Si te identificas con esta situación ¡no te preocupes! porque en VibeTV tenemos la solución.

Consejos para secar tus zapatos

Lo primero que tienes que hacer en cuanto llegues a casa es quitarte los zapatos, no sólo porque vas a limpiarlos y secarlos, también porque podrías enfermarte si dejas mojados y fríos tus pies. Dicho esto, comencemos con los trucos:

  • Quita el exceso de agua con un trapo seco, esto también te ayudará a limpiarlos, pero para que sequen rápido, deberás colocar arroz en un par de calcetas que ya no utilices. Debe ser suficiente para que puedas formar costalitos. Una vez listos, mételos en tus zapatos como si fueran pies.
  • Con varias hojas de periódico envuélvelas hasta hacerlas bolita de manera que puedan introducirse en los zapatos, trata de cambiarlas por unas un nuevas cada que absorban suficiente agua. Aunque este es un truco super efectivo, no se recomienda en zapatos blancos o color claro porque podrían mancharse de tinta.

  • Enrolla toallas pequeñas de baño y mételas en los zapatos; por la textura de su tela se absorberá muy rápido el exceso de agua.
  • Con toallas de microfibra con las que se limpian vidrios puedes ir limpiando poco a poco, luego exprímelas y si aún queda agua repite el procedimiento.
  • Si tienes secadora, el problema se terminará más pronto de lo que crees, aunque es necesario que antes quites el exceso de agua y después ya podrás usar la secadora. Trata de que el aire no haga contacto tan cercano con tus zapatos para que no se deformen.

Luego de haber secado tus zapatos con cualquiera de los métodos anteriores te sugerimos que al día siguiente los saques un rato al sol, de este modo te asegurarás de que se hayan secado por completo. Aunque seguro, al tocarlos sabrás si este último paso será necesario. ¡Y listo! tus zapatos volverán a la normalidad: limpios y secos.

Te puede interesar:

¿Por qué siempre debes quitarte los zapatos cuando llegas a casa?

¿Tenis para ir a la oficina? 6 ideas que seguro te encantarán

VIBEtv