¿Por qué siempre debes quitarte los zapatos cuando llegas a casa?

Quitarse los zapatos en la entrada de tu casa es la mejor manera de proteger el interior de infecciones y contaminación.

46
Razones para andar sin zapatos dentro de casa
Foto: Pexels

Probablemente limpies tus zapatos tanto como puedas si caminas en algo fangoso, viscoso o desagradable, pero cuando llegas a casa, ¿siempre te quitas los zapatos a la entrada? La mayoría no. ¿Quién piensa en lo que arrastra bajo sus suelas cuando finalmente regresa a casa? Lo mejor es dejar la suciedad fuera del hogar. 

¿De dónde vienen los contaminantes que se encuentran en nuestros interiores?

Las personas pasan hasta el 90% de su tiempo en interiores. Por lo tanto, la cuestión de si usar o no zapatos en casa no es trivial. Las políticas generalmente se enfocan en el ambiente externo en términos de suelos, calidad del aire y riesgos ambientales para la salud pública. Sin embargo, las regulaciones ahora también están cada vez más preocupadas por el tema de la calidad del aire interior.

El material que se acumula dentro del hogar no sólo incluye el polvo y la suciedad que traen tus visitantes, o el pelo que dejan las mascotas: alrededor de un tercio, proviene del exterior, ya sea traído por el viento o por las suelas de los zapatos sucios, capaces de recoger cualquier cosa que esté en el suelo.

Para estos últimos, no estamos hablando de la simple suciedad, sino a veces de microorganismos como los patógenos resistentes a los medicamentos, incluidos los agentes infecciosos (gérmenes) asociados a los hospitales que son muy difíciles de tratar.

Agrega a eso las toxinas cancerígenas de los residuos de asfalto y los disruptores endocrinos de los productos químicos para el césped, y es posible que veas tus zapatos bajo una luz diferente.

Un recorrido rápido por los peores contaminantes de interiores

Varios estudios se han enfocado en medir y evaluar la exposición a toda una serie de sustancias nocivas presentes en el interior de los hogares, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Genes resistentes a los antibióticos (genes que hacen que las bacterias sean resistentes a los antibióticos).
  • Productos químicos desinfectantes en el entorno doméstico.
  • Microplásticos.
  • Sustancias químicas perfluoradas (o PFAS, denominadas “sustancias químicas eternas” debido a su larga vida útil y tendencia a permanecer en el cuerpo sin degradarse) que se utilizan de forma generalizada en una multitud de envases industriales, domésticos y alimenticios.
  • Elementos radiactivos. 

La evaluación de los niveles de metales potencialmente tóxicos (como el arsénico, el cadmio y el plomo) en los hogares de 35 países, es uno de los principales trabajos de los investigadores. 

Estos contaminantes, especialmente el plomo, una neurotoxina peligrosa, son inodoros e incoloros. Por lo tanto, no hay forma de saber si los peligros de la exposición al plomo sólo se encuentran en los pisos exteriores o en las tuberías de agua o si también se encuentran en los pisos de interiores

Sin embargo, los estudios (uno realizado en Arizona en 2018) sugieren la existencia de un vínculo muy fuerte entre el plomo presente en nuestro hogar y el presente en el suelo del jardín. ¿La razón más probable de esta relación? Corrientes de aire, zapatos y patas de perros y gatos que los llevan adentro. 

Anticiparse a los problemas para evitarlos

De ahí la importancia de asegurarse de que los materiales de su entorno exterior permanezcan donde están (por ejemplo: pasar un paño húmedo en lugar de barrer o desempolvar en seco, lavar la ropa de trabajo por separado o cargada de polvo, etc.).

Un artículo reciente del Wall Street Journal argumenta que los zapatos para el hogar no son tan malos. El autor señaló que Escherichia coli, una bacteria potencialmente peligrosa que prospera particularmente en los intestinos de muchos mamíferos, incluidos los humanos, está tan extendida que está presente en todas partes. Por tanto, no es de extrañar que se pueda extraer de las suelas de los zapatos (el 96 % de las suelas de los zapatos, como señala el artículo).

Si bien es bueno ser científico y apegarse al término E. coli , esta bacteria, para decirlo sin rodeos, está asociada con las heces fecales. Ya sea la nuestra o la de otros humanos o animales; como sea, puede hacernos enfermar si estamos expuestos a ella en niveles altos. 

¿Por qué pasearla dentro de tu casa si tienes una alternativa muy simple: quitarte los zapatos en la puerta?

Elige andar sin zapatos

¿Hay alguna desventaja de tener una casa sin zapatos?

Más allá del dedo del pie aplastado ocasionalmente, desde una perspectiva de salud ambiental, no hay muchas desventajas en dejar los zapatos en la entrada de tu hogar. Dejar el calzado en el felpudo también deja patógenos potencialmente peligrosos en la puerta. Todos sabemos que la prevención es mucho mejor que el tratamiento. Quitarse los zapatos es una actividad de prevención básica y fácil para muchos de nosotros.

¿Necesitas zapatos, plantillas para apoyar tus pies? Es simple: opta por las pantuflas o el “zapato de interior” nunca usado afuera. Queda la cuestión del “síndrome del hogar estéril”, que se refiere al aumento de las tasas de alergia en los niños.

Algunos afirman que está relacionado con hogares excesivamente estériles. De hecho, un poco de suciedad probablemente sea beneficioso, ya que los estudios indican que ayuda a desarrollar el sistema inmunológico y reduce el riesgo de alergias.

Pero hay formas más efectivas y menos repugnantes de hacer esto que caminar en el interior con los zapatos sucios… ¡Sal  a caminar, disfruta del aire fresco!

Por lo tanto, no hay necesidad de traer a casa partículas contaminadas, desechos animales o diversos patógenos que se acumularán y contaminarán las cocinas y los dormitorios percibidos como partes de la casa de paz y seguridad.

También te puede interesar:

5 increíbles consejos para un hogar ecológico sin complicaciones

VIBEtv