“Beach brain”: el método de relajación antiestrés para todos los días

El cerebro de playa es una técnica de relajación que, como su propio nombre indica, gira en torno al ambiente de la playa.

15
Despídete del estrés con el beach brain
Foto: Pexels

Por infortunio, no todos vivimos cerca de alguna playa o podemos pasar la mayor parte del tiempo en un lugar paradisíaco como lo es la vista al mar. El “beach brain” por lo tanto, propone trasladar las virtudes del aire del mar directamente a tu hogar. 

¿Cómo? Pues bien, la Dra. Heidi Hanna, neurocientífica y directora de educación del Instituto Americano del Estrés (AIS, por sus siglas en inglés), explica que la playa también se puede ver como un estado de ánimo. Así, el “cerebro de playa” consiste en acercarte al mar, si no puedes estar en él. 

“Beach brain” o el arte de acercarte al mar

El cerebro de playa es una técnica de relajación que, como su propio nombre indica, gira en torno al ambiente de la playa. De hecho, además del evidente descanso y la sensación de libertad que brindan las vacaciones al sol, científicos de la Universidad de Exeter en Inglaterra han descubierto que vivir junto al mar tiene un impacto realmente positivo en la moral. 

Entre los 48 millones de personas interrogadas durante el estudio, se estableció un vínculo entre la costa y la buena salud. Simplemente con tu imaginación, ya sea sumergiéndote en el sonido de las olas, chapoteando en el agua, etc., imaginarte junto al mar beneficiará tanto a tu cuerpo como a tu mente.

“Relaja, reduce el estrés, la tensión muscular, mejora la concentración y la atención, y nos llena de una sensación de paz, alegría y bienestar”, dice la Dra. Hanna.

3 simples ejercicios para aplicar en tu vida diaria el “beach brain”

  • Establece un ritual

En vacaciones, sueles hacer lo mismo antes de ir a tomar el sol a la playa. Pues se trata de instalar un ritual similar en tu hogar. Por supuesto, la intención no es que termines en traje de baño, pero comienza por cambiar tus zapatos de tacón por un par de sandalias de vez en cuando.

Usa tu imaginación para crear la sensación de arena caliente en tus pies. Tu cerebro asociará este calzado con un momento de relajación y será más fácil calmarte. Para hacer sin moderación en la oficina o en casa.

  • Crea un ambiente “como en la playa”

Visualmente, será muy difícil, te lo garantizamos, pero la vista no es el único de tus sentidos que te estimula durante tus vacaciones junto al mar, así que aún te quedan algunas cartas por jugar.

Imagina y escucha ruidos que te regresen a esas vacaciones: sonidos de las olas, gaviotas, barcos y hasta las voces de las personas que están disfrutando de la playa; aunque no lo creas, todo esto te ayudará y los rYouTubeesultados serán positivos. Puedes apoyarte de algunos sonidos que podrás encontrar en  o aplicaciones.

Si eso no es suficiente para transportarte lejos del bullicio del metro, los niños llorando y tus compañeros de trabajo, los médicos recomiendan engañar a tu sentido del olfato. Por lo tanto, usa unas gotas de aceites esenciales de lima, coco, incienso y madera. Tu nariz casi creerá que está respirando el aire del mar. 

  • Toma el sol

Aprovecha el clima y date la oportunidad de ofrecerle a tu piel un poco de rayos del sol (no olvides usar protector solar). De hecho, el sol te da energía y actúa como un muy buen antiestrés natural al estimular la creación de vitamina D.

También te puede interesar:

Mindfulness infantil: 5 sencillos consejos para enseñar a tu hijo a meditar y relajarse

¿Qué son los mudras y cómo incorporarlos en tu meditación?

VIBEtv