“Tocofobia”: cuando el miedo de dar a luz se vuelve paralizante

Está incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1997.

14
Tocofobia: miedo al embarazo o parto
Foto: Pexels

Llegan a situaciones que algunas futuras madres se sienten en peligro, tanto física como psicológicamente, pero las cosas han evolucionado en unos pocos siglos y existen muchas soluciones para contrarrestar esta tocofobia.

Es bastante natural temer el momento del parto. Hay que decir que nuestra cultura nos ha bañado en historias de dolor insoportable, e incluso de muerte al momento de traer al recién nacido al mundo, esto provoca que algunas mujeres estén aterrorizadas ante la idea de dar a luz, a pesar de su fuerte deseo de tener hijos.

Tocofobia: temor al embarazo y al parto

Si es más bien natural temer el momento del parto, el 14% de las mujeres tendría una fobia real. Se trata de una ansiedad ligada al miedo de sentir dolor y a la muerte, denominada tocofobia.

Está incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1997. Etimológicamente, esta palabra proviene del griego “tokos” (parto) y “phobos” (miedo). La tocofobia traduce entonces un miedo paralizante e intenso al parto, y en algunos casos al embarazo.

¿De dónde viene este miedo al parto?

Conocemos varias razones del miedo al parto. Puede ser una influencia cultural. Algunos miedos son transgeneracionales. Muchas mujeres han crecido escuchando una experiencia negativa del parto o embarazo de la madre. 

Tampoco es tan raro haber tenido bisabuelas fallecidas durante el parto. Y el cine y la literatura de la época no dejan de recordarnos la tasa de mortalidad o el sufrimiento vivido durante el momento de dar a luz.

La tocofobia también estaría ligada a traumas relacionados con violencia obstétrica o ginecológica previa o trauma sexual. Estas experiencias modifican profundamente la relación de las víctimas con su propio cuerpo. Las personas con tendencias a la ansiedad o la depresión también se ven afectadas más fácilmente por esta fobia.

¿Tocofobia primaria, secundaria o depresión prenatal?

Dos psiquiatras del Hospital Psiquiátrico Queen Elisabeth de Birmingham, Kristina Hofberg e Ian Brockington, han distinguido tres tipos principales de tocofobia. En 2020 analizaron las circunstancias que desencadenaron la fobia de 26 mujeres tocofóbicas. Los psiquiatras británicos descubrieron así: la tocofobia primaria, la tocofobia secundaria y la tocofobia como síntoma de depresión prenatal

  • La tocofobia primaria ocurre antes del primer embarazo: generalmente, se remonta a la adolescencia. Las mujeres que la padecen tienden a utilizar varios métodos anticonceptivos al mismo tiempo. El deseo de quedar embarazada puede hacerse cargo de la fobia, pero el miedo permanece presente durante su embarazo. 
  • A las mujeres que tienen tocofobia secundaria: les surge cuando temen tener un segundo embarazo difícil. Esto puede deberse a razones médicas, como aborto espontáneo, extracción instrumental o dolor intenso durante el parto. También puede haber razones psicológicas, como el miedo a morir, que el bebé no sobreviva o que ya esté muerto dentro del vientre.
  • La tercera forma detectada es la tocofobia como síntoma de depresión prenatal: en la mayoría de los casos, estas mujeres se sienten incapaces de dar a luz. Luego desarrollan un miedo fóbico al parto. 

Estas mujeres pueden hacer cualquier cosa para evitar el parto. Algunas querrán realizar una interrupción legal del embarazo (ILE), y otras llegarán a provocar un aborto espontáneo poniéndose en peligro.

Las consecuencias de la tocofobia

Así, estas tres formas de tocofobia pueden llevar a las mujeres a rechazar o interrumpir los embarazos, incluso en los casos en que se desea el hijo. Luego pueden solicitar una cesárea para evitar el parto vaginal o recurrir al aborto. 

Casos inquietantes se refieren a quienes, llevados por el miedo, buscan inducir un aborto a través del consumo de tabaco y/o alcohol, o para practicar deportes intensos o que impliquen riesgos traumáticos.

Después del parto, las mujeres con tocofobia también pueden desarrollar ansiedad o trastorno de estrés postraumático. Este miedo paralizante también puede derivar en episodios depresivos, en el caso de que el equipo médico aplique el método de parto deseado por la futura mamá. Muchas mujeres también usarían métodos anticonceptivos permanentes después del parto o el embarazo.

Para evitar esto, en caso de duda, las futuras madres con tocofobia deben poder hablar con su ginecólogo o médico general. Esta fobia se puede curar bien y verdaderamente con trabajo psicológico, y así permitir un parto tranquilo.

Y tú, ¿alguna vez has sentido miedo al embarazo?

También te puede interesar:

Anuptafobia: el miedo a la soltería, ¿cómo tratarlo?

VIBEtv