6 consejos para dejar de pensar demasiado

Atormentarse por los detalles, dudar en exceso, inventar escenarios negativos… Todas estas son formas de pensar demasiado.

121
Pensar demasiado emoji
Foto: Unsplash

Sigues pensando demasiado sin darte cuenta de que tu juicio se vuelve confuso, el nivel de estrés aumenta y nada parece positivo. Te sientes estancada, improductiva y paralizada. De hecho, estás cavilando y has tenido suficiente.

eee

Sal de ahí despacio, pero seguro

Atormentarse por los detalles, dudar en exceso, inventar escenarios negativos… Todas estas son formas de nombrar este hábito mental que se encuentra entre los más destructivos: “pensar demasiado”.

Esta condición socava las relaciones familiares, profesionales y personales, además de afectar el sueño y la salud en general. Deshacerse de este hábito lleva tiempo. Es un proceso que puede ser arduo, pero que te conquistará.

6 consejos que te ayudarán a dejar de pensar demasiado

Toma consciencia de la dificultad

Vuelve a repasar tus ideas. Detén lo que estás haciendo y date cuenta de la situación.

  • Estudia tu comportamiento para entender cómo puedes pasar de un estado a otro.
  • Nombra los sentimientos que te vienen a la mente cuando tu pensamiento se acelera.
  • Aprender a reconocer la dificultad es el primer paso para terminar con este desafortunado hábito.

Piensa positivamente

En muchos casos, temes que cualquier cosa pueda salir mal. ¿Por qué no pensar en todas las cosas correctas que pueden suceder? Piensa en otras posibles interpretaciones de una situación.

  • El hecho de que tu trabajo no sea impecable no significa que tu jefe está pensando en mil maneras de deshacerse de ti.
  • Reformula positivamente lo que te molesta. En lugar de decir que te sientes miserable en el trabajo, piensa en qué tipo de trabajo le gustaría conseguir para prosperar.
  • Pregúntate si en cinco años el “drama” anticipado habrá valido la pena.

Piensa por escrito

Tómate un breve tiempo de lluvia de ideas (alrededor de 5 minutos), después de lo cual escribirás todo lo que se te ocurra (10 minutos).

Una vez que tus inquietudes estén escritas en papel:

  • Vuelve a leerlo, prestando atención a los patrones de pensamiento que surgen.
  • Pregúntate si te son útiles o si, por el contrario, te hacen daño.

Deja de generalizar

En muchos casos, es el miedo lo que hace que analices en exceso. Tu experiencia o tu fértil imaginación te influye. El hecho de que una situación haya sido aburrida en el pasado no significa que será aburrida en el futuro.

Cambia de opinión

Pensar en otra cosa es relativamente más fácil de decir que de hacer, pero controlar tus pensamientos es más útil que dejar que ellos se apoderen de ti. Resiste la tentación de hablar hasta el cansancio con familiares y amigos. Esto sólo aumentaría los niveles de cortisol (hormona del estrés).

Deja de luchar por la perfección

“La perfección no es de este mundo”, dice un proverbio. Recuerda esto y haz tu mejor esfuerzo. Entiende que el éxito no se trata sólo de la contribución contigo misma. Nadie puede predecir el futuro y muchas contingencias pueden cambiar las reglas del juego.

Te puede interesar:

6 consejos para lidiar con la adicción a las redes sociales

¿Dormir sin pijama? 5 beneficios de irte a descansar sin ninguna prenda

VIBEtv