Zoonosis que puedes contraer al no desparasitar a tus mascotas

Debido a la intensificación del comercio de animales y productos de origen animal entre los distintos países, estas enfermedades adquieren actualmente una importancia creciente.

63
Mascotas
Foto: Pexels

Uno de los problemas relacionados con la convivencia con mascotas es sin duda el control de las zoonosis, es decir, aquellas enfermedades que pueden transmitirse de los animales a los humanos, especialmente por aquellos que no han sido desparasitados.

Las zoonosis conocidas son muy numerosas, algunas con un índice de gravedad reducido, otras decididamente graves para los animales y el ser humano (muchos casos de ingresos hospitalarios), por lo que sólo con una prevención correcta y eficaz se puede reducir el riesgo.

En este sentido, algunas normas generales de higiene que siempre deben respetarse y que se refieren a:

  • Higiene y control de la buena salud del animal.
  • Higiene del contacto personal con el animal.
  • Higiene alimentaria del animal.
  • Higiene de las heces del animal.
  • Luchar contra los animales callejeros (el peligro es mayor para los contactos con animales desconocidos o callejeros).

Debido a la intensificación del comercio de animales y productos de origen animal entre los distintos países, estas enfermedades adquieren actualmente una importancia creciente; además, el peligro de propagación se ve agravado por el aumento de animales domésticos en el medio urbano.

Las zoonosis pueden transmitirse de un animal a otro y de animales a humanos, mientras que generalmente no se transmiten de persona a persona; por tanto, el hombre sólo se enferma a través de los animales.

¿Cómo se produce el contagio entre el animal y el hombre?

  • Por contacto directo

Por contacto con material contaminado por el animal infectado (heces, orina, leche). El suelo contaminado por heces y orina juega un papel fundamental.

  • Prevenciones de las zoonosis

Se deben tomar todas las precauciones para prevenir el ciclo urbano de la enfermedad: es decir, se debe evitar que los animales salvajes infecten a los animales domésticos.

Por lo que es necesario:

  • Vacunar a todos los perros de caza y pastor, que son los más expuestos al riesgo de infección y presentes en las zonas infectadas.
  • Atender de inmediato a los perros y gatos callejeros que se adoptan.
  • Llevar perros con correa.
  • Informar cualquier hallazgo de animales muertos y cualquier comportamiento notablemente anormal de animales salvajes y domésticos.

Zoonosis que contagian las mascotas a los humanos

Toxoplasmosis

Es causada por un protozoo (Toxoplasma gondii), que se caracteriza por un ciclo de vida complejo; se multiplica en los músculos de numerosos animales y en el intestino del gato (especialmente el joven), que es su reservorio.

En los seres humanos, la infestación no suele causar enfermedad, que es grave sólo en personas inmunodeprimidas, niños y ancianos. Peligrosos son los efectos sobre el feto después de la primera infestación del embarazo (especialmente durante el segundo trimestre); puede provocar abortos espontáneos, malformaciones o enfermedades neonatales graves.

  • Transmisión: Los seres humanos se infectan al manipular o comer carne cruda infectada o al ingerir ocasionalmente el parásito eliminado en las heces del gato, en forma de ooquistes. Los ooquistes recién emitidos no son infecciosos de inmediato, sino que se vuelven infecciosos en dos días y permanecen infecciosos durante meses.
  • Prevención: Se recomienda no alimentar al gato doméstico con carne cruda y evitar que cace ratones y pájaros. Las heces de los gatos deben desecharse todos los días (antes de que se vuelvan infecciosas) y las cajas de arena especiales deben limpiarse y desinfectarse con cuidado.

Hidatidosis

Es causada por las larvas que se albergan únicamente en los perros, conocida como Echinococcus granulosus. El parásito adulto es escasamente patógeno para el perro, pero los huevos emitidos en forma de proglótides en las heces, si son ingeridos accidentalmente por humanos, provocan lesiones quísticas muy graves.

  • Transmisión: Ocurre cuando los humanos ingieren huevos microscópicos de tenia eliminados por el perro con las heces. Los huevos se pueden encontrar en el cabello como resultado de lamerlos, o terminar en el suelo con contaminación de frutas, verduras y objetos.
  • Prevención:

Es bueno manejar correctamente al perro desde el punto de vista de la salud, utilizando antiparasitarios y comida (no administrar despojos, si no están bien cocidos). Después de cualquier contacto personal con un perro, debe lavarse bien las manos; los niños deben ser educados en higiene personal. Las verduras que se consumen crudas y las frutas siempre deben estar bien lavadas.

Toxocariosis o larva migratoria visceral

Se debe a la presencia, generalmente en pulmón o hígado, de larvas de Ascarid, parásitos intestinales de perros y gatos. A veces, las larvas se localizan en el ojo, provocando ceguera. Los niños de 1 a 3 años se ven afectados principalmente.

  • Transmisión: La enfermedad se da al ingerir los huevos microscópicos del parásito que el perro elimina con las heces; las heces de los gatos representan un peligro menos frecuente. Dado que los perros y los gatos se lamen entre sí, los huevos pueden estar presentes en la saliva y en el pelaje; los huevos resisten mucho tiempo en el suelo y los niños pueden infestarlos jugando, tanto con los animales como con la tierra, llevándose las manos sucias a la boca.
  • Prevención: Muchos perros, nacidos ya infestados, eliminan los huevos del parásito desde las primeras semanas de vida: es una buena idea desparasitar a los cachorros a las 2-3 semanas de edad. El examen microscópico de las heces caninas revela infestación y debe repetirse periódicamente. Los perros no deben defecar en las áreas de juego de los niños.

Larva Migrans Cutánea

Es causada por la penetración en el grosor de la piel de las larvas de anquilostomas, un parásito entérico de perros y gatos. La migración de las larvas es muy irritante y provoca un intenso picor y dolor, sobre todo por la noche. La curación es muy lenta.

  • Transmisión: Los seres humanos se infectan por contacto con suelo contaminado con heces de perros y gatos, que contienen huevos microscópicos, a partir de los cuales se desarrollan larvas más tarde (en condiciones de alta humedad y temperatura). Los niños son los más afectados.
  • Prevención: Es comparable a la de la larva migrans visceral. Los perros y gatos deben estar desparasitados y no deben tirar basura en las áreas de juego de los niños ni en las playas. La lucha contra los perros y gatos callejeros también es fundamental.

Recuerda desparasitar y vacunar a tus mascotas para evitar enfermedades en ellos y en toda tu familia.

También te puede interesar:

China considera arrogante que OMS considere una segunda visita a Wuhan

¿Qué es el norovirus? La infección con la que ahora lidia Reino Unido

¿Qué pasó con las 20 millones de vacunas contra COVID-19 “desparecidas”? Esto dice López-Gatell

VIBEtv