7 señales de tu cuerpo que te dicen que estás trabajando demasiado

¿Crees que estás a punto de estallar por el trabajo? Tal vez es momento de tomar unos días de descanso.

37
Cuerpo cansado
Foto: Pexels

Todos tenemos momentos en los que nos sentimos estresados, pero cuando esta condición continúa, puede provocar agotamiento. Es importante detectar los primeros signos de este problema que probablemente te está diciendo que estás trabajando demasiado para limitar las consecuencias.

Un cierto nivel de estrés puede tener un efecto beneficioso sobre nuestra productividad en el trabajo. Los proyectos pueden ayudarnos a superar los límites. En momentos de estrés, el cuerpo libera hormonas del estrés, como cortisol y adrenalina. A corto plazo, esto puede mejorar temporalmente nuestro rendimiento.

Pero demasiado estrés durante períodos prolongados tiene el efecto contrario y puede conducir a una condición conocida como agotamiento. Sin suficiente descanso o recuperación, el agotamiento se traduce en agotamiento mental, físico y emocional.

¿Qué es el agotamiento?

La noción de burnout se definió por primera vez en la década de 1970 para describir el agotamiento en el trabajo de los profesionales de la asistencia y el cuidado. Luego se aplicó a todos los síndromes de agotamiento profesional, cualquiera que sea la profesión.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada cuatro adultos se agotará a lo largo de su vida. La OMS incluyó recientemente el agotamiento en su Clasificación Internacional de Enfermedades, describiéndolo como “un fenómeno relacionado con el trabajo”.

De hecho, el burnout se traduce en una disminución del compromiso con el trabajo, con un notorio desapego de todo lo relacionado con la profesión dando lugar a un desajuste entre el trabajador y su puesto, que puede llevar a la incapacidad total para el desempeño de su trabajo.

¿Cuál es la causa del agotamiento?

Su origen en la mayoría de los casos proviene del entorno profesional, incluso si existen situaciones personales que pueden provocarlo, en particular entre los padres. Suele estar relacionado con la vida profesional y es el resultado de una sensación de malestar en la oficina.

Este sentimiento puede estar provocado por exceso de trabajo, tensiones entre compañeros o inseguridad laboral. Este ambiente de trabajo estresante puede resultar en agotamiento. La persona entonces entran en un estado de agotamiento tanto física como emocional y mentalmente.

¿Cuáles son los signos del agotamiento?

El Burnout se produce en un contexto de estrés profesional crónico. Es el resultado de un lento proceso de degradación de la relación del individuo con su trabajo. Puede llevar semanas, meses o incluso años recuperarse de un agotamiento.

Por tanto, es importante detectar los síntomas potenciales lo antes posible, antes de que se vuelvan crónicos. De instalación insidiosa y progresiva, las manifestaciones del burnout son heterogéneas y más o menos importantes.

Esto dificulta en ocasiones su diagnóstico y puede confundirse con otros trastornos o enfermedades mentales. Sin embargo, existen signos frecuentes que pueden utilizarse para detectar el agotamiento.

  • Agotamiento

Un estado constante de fatiga que no se alivia con el descanso puede resultar rápidamente en un agotamiento mental y emocional. Si tienes poca energía, te sentirás más fácilmente abrumada y sobrecargado. Cuando se trabaja en exceso, es difícil descansar y recuperar fuerzas.

  • Falta de entusiasmo en el trabajo.

El estrés y la frustración pueden generar negatividad y una mentalidad cínica sobre el trabajo. Se crea un círculo vicioso. Te falta entusiasmo y te distancias emocionalmente para luego levantarte cada mañana sin querer ir a trabajar. La falta de reconocimiento en el trabajo puede hacernos más vulnerables al agotamiento debido a la devaluación.

  • Rendimiento reducido en el trabajo

Tienes problemas para concentrarte, olvidas cosas y eres menos eficiente en el trabajo. Te resulta difícil completar los proyectos a tiempo. El agotamiento afecta la capacidad de las personas para afrontar el estrés. Entonces, cuanto más estresado o estresada estés, más difícil será lidiar con nuevos factores estresantes.

  • Preocupación y ansiedad

Experimentas ansiedad y preocupación, especialmente por tu desempeño en el trabajo. Tus preocupaciones pueden desaparecer cuando llegas a casa, pero al instante volverán pensando en el trabajo. El agotamiento está asociado con el desarrollo de trastornos del estado de ánimo, síntomas depresivos y ansiedad.

  • Trastornos del sueño

El estrés afecta nuestro sueño. Puedes tener insomnio o dificultad para conciliar el sueño, despertarte por la noche o temprano sin poder volver a dormir.

  • Síntomas físicos

El estrés crónico puede causar síntomas físicos como dolores de cabeza (debido a la tensión) y migrañas; dolor de espalda, problemas de piel y otros dolores y molestias generales.

  • Irritabilidad y trastornos del estado de ánimo

Todo te molesta y muy a menudo estás de mal humor sin razón aparente. Tus amistades y relaciones románticas pueden volverse conflictivas.

En resumen, si tu vida diaria se ve afectada por uno o más de estos síntomas, te recomendamos que consultes con tu médico rápidamente. Si el estrés en el trabajo comienza a afectar tu privacidad, tómalo como una advertencia.

También te puede interesar:

¿Cómo integrar una nueva pareja a la familia después de un divorcio?

¿Cómo decirle adiós a una relación tóxica en tu vida?

VIBEtv