¿Presión electoral? EU aceleraría prueba de vacuna contra COVID-19

EU, al igual que China y Rusia, buscan acelerar la producción del fármaco.

45
¿Presión electoral? EU aceleraría prueba de vacuna contra COVID-19
Twitter: @FDAenEspañol

Estados Unidos estaría planeando acelerar las pruebas de la vacuna contra COVID-19 con el fin de que el fármaco esté listo antes de las elecciones de noviembre y ayuden a Donald Trump a reelegirse como presidente.

O al menos eso fue lo que sugirió Stephen Hahn, director de la Administración de Alimentos y Medicinas de EU (FDA, por sus siglás en inglés) en una entrevista que dio este domingo al periódico The Financial Times.

Aunque Han no confirmó que acelerarán la producción de la vacuna contra COVID-19, sí declaró que en ciertas condiciones sí se podría empezar a aplicar el fármaco antes de concluir los ensayos clínicos de la fase 3, la etapa más rigurosa en la que se prueba la eficacia y seguridad de una vacuna.

Autorización de emergencia

Stephen Hahn, quien recientemente tuvo que retractarse tras decir que el tratamiento de plasma convaleciente era 100% efectivo, declaró al rotativo que la vacuna tendría una “autorización de uso de emergencia” y no una aprobación completa.

De acuerdo con el reporte de El País, esta acotación implicaría que la vacuna contra COVID-19 se aplicaría a grupos vulnerables, sin que existan ensayos clínicos en fase 3 que garanticen la seguridad y eficacia del fármaco.

“El estándar legal, médico y científico es que el beneficio sea mayor que el riesgo en una emergencia de salud pública. Esto va a ser una decisión de ciencia, medicina y datos. Esto no va a ser una decisión política”, afirmó el burócrata.

Presión electoral

Cardiólogos y miembros de la comunidad científica no tardaron mucho en responder a Hahn y advertir que es una irresponsabilidad aplicar la vacuna contra COVID-19 a humanos si no se han concluido todos los ensayos clínicos de la fase 3.

Y es que hasta el momento sólo China y Rusia han dado el visto bueno la vacuna contra COVID-19 que trabajan, a pesar de que ninguna ha concluido las pruebas y ninguna autoridad médica ha validado el descubrimiento del fármaco.

Sin embargo, todo parece indicar que se trata de una presión electoral, ya que Donald Trump insistió la semana pasada durante la Convención Republicana que tenían domado “al virus de China” a pesar de que su país cuenta con seis millones de casos.

Con información de The Financial Times

VIBEtv