¿Tienes una pila de libros? Puede que tengas “Tsundoku”

El tsundoku designó principalmente un hábito de la burguesía japonesa de la era Meiji.

22
Tsundoku
Foto: Pexels

¿Tus estanterías y tu mesita de noche están repletas de montones de libros inexplorados? Si es así, el concepto de tsundoku debería resultar familiar. Este es un término japonés para comprar más y más libros sin siquiera leerlos. Tú mismo puedes ser una víctima sin darte cuenta y sin saber que llevas este nombre. No te preocupes, no eres el único en esta situación y tampoco eres una persona terrible.

Acumular montones y montones de libros

¿Tienes una pila de libros nuevos que te prometes leer? ¿Estos libros siempre se pierden al final de la pila, sin ser hojeados? ¿Tienes la impresión de que la colección no hace más que crecer? Si no puedes dejar de comprar libros nuevos sin terminar los viejos, entonces sí, puedes tener “tsundoku”.

Este término, en japonés, traduce el hecho de adquirir y acumular libros sin leerlos nunca. Según la profesora de lectura japonesa Sahoko Ichikawa, “tsundoku” tiene sus raíces en la palabra “tsunde”, que significa apilar, y “oku”, que significa dejar

Con todas las distracciones que nos rodean hoy en día, abandonar los libros en un rincón sigue pareciendo bastante relevante, pero originalmente el término fue acuñado en el siglo XIX en Japón. El tsundoku en realidad data de la era Meiji, que duró desde 1868 hasta 1912.

¿Libros para leer o adornos?

Cuando apareció el concepto hace dos siglos, el libro se pensó principalmente como una herramienta decorativa. De hecho, el tsundoku designó principalmente un hábito de la burguesía japonesa de la era Meiji. Preocupados por su apariencia, buscaban impresionar a sus invitados con una casa llena por ambos lados con evidencia de conocimiento, pero los dueños de estas pilas de libros no tenían intención de leerlos.

Esta técnica puede parecer demasiado superficial, demasiado absurda, pero esta década nunca dejará de sorprendernos. De hecho, en 2021, las principales marcas de alta costura habían creado (mal) revuelo en Internet al vender libros decorativos, en cartón, a precios ambiciosos y completamente vacíos por dentro. 

Y en muchos hogares, los libros a menudo se despojan de su función principal para convertirse en cuñas de mesa, o muebles simples como mesitas de noche o taburetes de libros.

Sin embargo, para gran parte de los aficionados a la literatura, el libro es un objeto precioso, un elemento estético y decorativo a pesar de sí mismo. Una librería llena en la sala de estar es hermosa. Y, por último, el deseo de acumular libros sabiendo que no podrás leerlos también puede revelar el amor por la lectura, frustrado por la falta de tiempo. 

¿Es bibliomanía o tsundoku?

Hay que distinguir entre tsundoku y bibliomanía. Un bibliómano padece un verdadero trastorno obsesivo compulsivo reconocido, el de comprar compulsivamente libros de todo tipo, precio y formato. Por lo tanto, su contenido no es importante. 

Mientras que una persona que “sufre” de tsundoku tendrá un interés específico en el libro que compra. Sus compras estarán influenciadas por el nombre del autor del libro, su edición, su corriente literaria, su temática, etc. Aunque sabe muy bien que no lo leerá pronto. Los bibliomanos preferirán gastar más allá de sus posibilidades con tal de llenar sus colecciones. 

Sin duda, es una manía peligrosa para nuestro bolsillo. También se podría pensar que esta es una noticia mucho mejor para los libreros y los autores. En Japón, por ejemplo, si la palabra tsundoku vuelve a aparecer en la prensa extranjera, las librerías no se están ahogando en oro por todo eso. 

De hecho, el país todavía ha perdido el 40% de sus librerías en 20 años y se trata de 9 mil 128 tiendas que cerraron entre 2000 y 2017, pero la industria del libro en Japón sigue recuperándose gracias a los formatos digitales y el manga.

También te puede interesar:

7 libros que puedes leer en un fin de semana

VIBEtv