Hacer ejercicio en el frío te permite adelgazar mejor

Realizar una actividad física extenuante en el frío quema más grasa.

39
Ejercicio con frío
Foto: Pexels

Las bajas temperaturas no deben desalentar la actividad física al aire libre. Hacer ejercicio al aire libre es bueno para la salud mental y reduce la fatiga por falta de luz. Investigadores canadienses de la Universidad Laurentian publicaron un estudio en diciembre de 2020 en el Journal of Applied Psychology en el que sugirieron que hacer ejercicio en temperaturas más frías podría quemar más grasa de lo normal.

Tres veces más grasa quemada al hacer ejercicio con frío

Los investigadores realizaron su estudio con 11 voluntarios. Estos participantes moderadamente en forma y con sobrepeso realizaron dos sesiones de actividad de alta intensidad con una semana de espacio entre cada una. 

Durante cada sesión, hicieron 10 sprints de un minuto al aire libre con un esfuerzo del 90% y luego un período de recuperación de 90 segundos con un esfuerzo del 30%.

“Este es el primer estudio conocido que investiga los efectos de la temperatura ambiente fría en el metabolismo agudo durante el ejercicio en intervalos de alta intensidad, así como en el metabolismo posprandial al día siguiente”, escribieron los investigadores.

Los resultados mostraron que la oxidación de lípidos, que provoca la quema de grasas, es tres veces mayor durante el ejercicio a una temperatura de 0° C en comparación con un ambiente llamado termoneutral de alrededor de 21° C.

“Observamos que el ejercicio en intervalos de alta intensidad en un ambiente frío altera el metabolismo agudo en comparación con un ambiente termoneutral”, agregaron los investigadores. 

Sin embargo, la adición de un estímulo frío fue menos favorable para las respuestas metabólicas posprandiales al día siguiente.

La oxidación de lípidos aumenta en un 358% en exteriores 

Los científicos buscaron más datos y midieron la temperatura de la piel, la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la cantidad de oxígeno suministrada a los músculos cuádriceps. 

Al final de cada ejercicio, se pidió a los participantes que comieran una barra de alimentos con alto contenido de proteínas antes de dormir. A la mañana siguiente tuvieron que tomar un desayuno rico en grasas. Los propios investigadores tomaron muestras de sangre para medir los niveles de insulina, glucosa y triglicéridos. 

Los resultados de las muestras revelaron que la oxidación de lípidos aumenta en un 358% durante el ejercicio físico en comparación con una sesión de alta intensidad en un ambiente termoneutral.

Los cambios en los niveles de azúcar en sangre en el cuerpo después de comer son más efectivos después de un entrenamiento en un ambiente termoneutral.

Los beneficios están presentes durante el entrenamiento en intervalos de alta intensidad en el frío, pero las respuestas metabólicas posprandiales son menos favorables en esta situación. 

También te puede interesar:

3 prácticos ejercicios para fortalecer los huesos en la osteoporosis

Ejercicios de Kegel: ¿Cómo se hacen y qué beneficios ofrecen?

VIBEtv