¿Por qué las papas fritas son tan adictivas?

El estudio analizó la respuesta de los ratones ante comida grasosa.

54
¿Por qué las papas fritas son tan adictivas?
Marco Fischer / Pexels

¿Alguna vez has pensado que tu amor por las papas fritas podría llegar a ser una adicción? Pues podrías no estar tan equivocado de acuerdo con un estudio que analizó por qué esta popular botana es tan irresistible.

El estudio realizado por la Universidad de California, en Irving, señala que la sustancia que libera el cuerpo al consumir productos grasosos como las –papas fritas– es la misma que se libera cuando una persona consume marihuana.

No, no te vas a dar un viaje con las papas fritas, pero sin duda tu cuerpo sí liberará endocannabinoides, una sustancia relacionada con el apetito, el estado de ánimo, la sensación de dolor y la  memoria, y la cual sería la responsable de que no podamos dejar de comer.

Del intestino al cerebro

De acuerdo con el estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, cuando comemos papas fritas (o algún tipo de grasa), nuestra lengua manda una señal al cerebro y al nervio vago, un conjunto de nervios que conectan la faringe y el intestino.

Desde ese momento, el cuerpo comienza a producir endocannabinoides –el mismo efecto que produce la marihuana- que, en conjunto con la dopamina que liberamos por consumir algo que nos gusta, provocan una especie de ansiedad que busca seguir consumiendo.

Según el reporte de la BBC Mundo, los investigadores realizaron experimentos en ratones para comprobar su teoría, los cuales también comenzaron a producir endocannabinoides cuando consumen productos grasosos.

Evolución y adicción

El farmacólogo y líder de la investigación, Daniele Piomelli, explicó que el consumo de grasas es una respuesta evolutiva que, lamentablemente, se convirtió en un problema de salud pública. De hecho, el objetivo del estudio es encontrar un tratamiento que ayude a combatir la ansiedad por comer grasos y no tanto ver el efecto de las papas fritas.

Según el investigador, los productos grasos son importantes para el funcionamiento de nuestro organismo, pero éstas son escasas en la naturaleza. El problema es que ahora tenemos acceso a muchos productos con grasas lo que se ha traducido en un aumento de pacientes con obesidad y diabetes.

“Los animales tienen una necesidad imperiosa de consumir grasas que, aunque son escasas en la naturaleza, son cruciales para el adecuado funcionamiento de las células. En la sociedad humana contemporánea, sin embargo, las grasas están ampliamente disponibles y la necesidad innata de comer alimentos grasos ha conducido a la obesidad y la diabetes”, declararon los investigadores.

Con información de BBC Mundo

VIBEtv