En Francia entra en vigor la revisión de pase sanitario en lugares públicos

El pase ya es válido en varios países europeos y se debe demostrar un programa de vacunación completo.

55
Policía en Francia
Foto: EFE

La ampliación general del pase sanitario obligatorio entró en vigor el pasado lunes 9 de agosto en Francia y marcará el día a día de los franceses para luchar contra la epidemia que sigue estallando. Bares, restaurantes, cines, teatros, hospitales, trenes de largo recorrido… en todas partes, a estas alturas, será necesario mostrar el pase verde e incluso para tomar un simple café en la terraza.

En vísperas de su entrada en vigor, el gobierno quiso tranquilizar precisando que habría una primera semana de tolerancia, por lo que los ciudadanos todavía tienen tiempo de vacunarse y solicitar el pase.

Ya solicitado en lugares de cultura, el cual se pudo comenzar a emitir desde el pasado 21 de julio, el pase sanitario toma la forma de un código QR que se debe presentar para almorzar en un restaurante o para tomar una copa en algún bar, o incluso, en aquellos lugares que se encuentren al aire libre.

“El pase y el progreso de la vacunación deberían evitar que tengamos más toques de queda y confinamientos”, dijo el ministro de Salud, Olivier Véran, en Le Parisien el pasado domingo de agosto.

El pase sanitario ya es válido en varios países europeos y se debe demostrar un programa de vacunación completo o la recuperación de la enfermedad mediante un certificado de prueba positivo de al menos 11 días y menos de 6 meses, o en dado caso, una prueba negativa realizada en un lapso menor de 72 horas, según con France24.

Desde el día de ayer, el pase de salud también se puede solicitar con aval de la prefectura en comercios de más de 20 mil metros cuadrados, pero no será necesario para una visita al médico de cabecera o en los hospitales, donde se instruyó que “en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención útil y urgente”.

En Twitter, el secretario de Estado de Digital, Cédric O, recordó que quienes presenten un pase sanitario “que no sea suyo incurrirán en fuertes multas”, precisando que los pases “mal utilizados serán puestas en lista negra e inutilizables”.

¿Cuáles son las multas?

Cualquiera que utilice un pase de algún miembro de la familia está sujeto a una multa de 750 euros (17 mil 655 pesos), una cantidad que se eleva a mil 500 euros (más de 35 mil 300 pesos) en caso de reincidencia dentro de los 15 días.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, pidió a los prefectos que movilicen policías y gendarmes para controlar, “de uniforme y de civil”, los establecimientos cuyo acceso está sujeto a la presentación de un pase, teniendo como prioridad “las zonas urbanas y turísticas y de concentración”.

Te recomendamos:

Confirman primera muerte por fiebre hemorrágica de Marburgo

¿Cómo afecta a tus hijas el distanciamiento social con otras niñas?

VIBEtv