La aparente sencillez del look de boda de Beatriz de York

Se impuso la tradición de usar la tiara de su familia

26
Instagram @princesseugenie

El secreto fue develado: cuando Beatriz de York se unió en enlace matrimonial a Edoardo Mapelli Mozzi, el pasado 17 de julio, todo fue ajeno a las cámaras. O eso pensábamos. Luego de cancelar la boda en mayo debido a la emergencia sanitaria mundial declarada entonces por el gobierno británico, una de las capillas aledañas al castillo de Windsor vio feliz a la pareja. Y su atuendo tuvo algo de singular y simbólico.

Con sólo la asistencia de las personas más allegadas a los novios, entre quienes no podían faltar la reina Isabel II y el duque de Edimburgo, Beatriz Elizabeth Mary seleccionó para la ocasión un vestido y una tiara con una gran historia: su abuela la utilizó en otra ocasión.

Para festejar el pasado 8 de agosto el cumpleaños 32 de su hermana, la princesa Eugenia compartió en su cuenta de Instagram la imagen que ahora está siendo tendencia en Europa: Beatriz y Edoardo miran a cámara con amplias sonrisas. Y hay otra sorpresa más detrás de esta foto: fue tomada la tarde anterior a la boda.

 

Beatriz vuelve a las costumbres

Este hecho que en otras esferas podría parecer un despropósito, tiene un significado especial en el mundo de la realeza de Gran Bretaña: la sólida tradición indicaba que la novia debía usar las joyas de su propia familia.

Como ejemplos de esta costumbre casi inquebrantable, la desaparecida princesa Diana usó la tiara Spencer (de su familia) cuando se casó; en contraparte Camilla, duquesa de Cornualles, cuando se matrimonió por vez primera, utilizó la de su madre.

Pero los tiempos cambian, y las costumbres también. Fue así que las familias reales comenzaron a formarse con miembros ajenos al ámbito familiar de la corona. Pero la costumbre de la tiara no cambió.

El motivo de la duda

La revista People indica que quizá las opciones de Beatriz estaban limitadas por el intrincado diseño de su vestido, pero sin duda la elección de su tiara ha enfatizado su estrecha conexión con la Casa de Windsor, y reafirmó así sus planes de boda originales.

Pero para su boda sorpresa, optó por la Tiara Fringe. Este tocado cuenta con 47 barras de diamantes divididas por puntas de metal. La reina Isabel II llevó a su propia boda esta tiara en 1947. Pero no fue la única vez que se utilizó antes de que la portara Beatriz, pues su tía, la princesa Ana, fue “coronada” con ella cuando se casó con Mark Phillips en 1973.

VIBEtv