Kamasutra gay: las mejores 7 posiciones sexuales para hombres

Prepara una cena romántica y pasen una noche maravillosa. ¡No olviden protegerse!

770
Posiciones del kamasutra gay
Foto: Pexels

Infortunadamente, no hay mucha información en Internet sobre las diferentes posiciones del kamasutra gay (para hombres homosexuales) y cómo pueden mejorar su vida sexual. Para ayudarte e inspirarte, hemos reunido 7 posiciones gay que seguro querrás poner en práctica. 

7 posiciones del kamasutra gay

La unión de la ostra

En esta posición, el pasivo está acostado boca arriba, con las rodillas mirando hacia el estómago. Su compañero se arrodilla frente a él, manteniendo las rodillas separadas. Para más control y estabilidad, puede sostener la parte superior de las piernas inferiores e inclinarse un poco hacia adelante. 

Cuando las cosas van bien, la persona de arriba también puede usar sus manos para estimular el pene de la pareja. Debido a que pueden mirarse los ojos en esta posición, la ostra se experimenta como algo muy íntimo. ¡Esta posición es muy apropiada cuando quieres penetrar profundamente a tu pareja!

El yunque

El hombre pasivo se acuesta boca arriba con las rodillas pegadas a los hombros y apoya los pies sobre los hombros de su pareja. El compañero puede sostener los muslos o los glúteos para tener más apoyo durante la penetración. 

  • Nota: ¡El compañero superior penetra un poco más profundo en esta posición que con la ostra, por lo que podemos recomendar mucho lubricante y un mínimo de experiencia sexual anal! Para darle más control al receptor, también puede elegir que sus pies descansen sobre su pecho. Te ayudará a moverte hacia adelante y hacia atrás.

El pulpo

Como el yunque y la ostra, el homosexual pasivo se acuesta boca arriba. El otro hombre se arrodilla frente a él y deja que su parte inferior de los muslos descansen sobre sus muslos. Cuanto más levantas el receptor, más profundamente lo penetras. 

El ángulo en el que lo ingreses cambiará, ¡así que pueden variar a su gusto! Apoya el cuerpo de tu pareja sujetándole la espalda con ambos brazos. ¡Para hacerlo un poco más divertido, también puedes soltar una mano y estimular su pene!

El martillo neumático

Vamos a hacer las cosas un poco más difíciles, pero no dejes que el nombre te desanime. El homosexual pasivo se acuesta boca arriba con las rodillas hacia los hombros y las piernas hacia arriba. El otro hombre entonces se para sobre él y se agacha. 

Mantiene el cuerpo inclinado hacia delante para conseguir el ángulo de penetración adecuado. A menudo, el hombre también tiene que empujar su pene un poco más abajo. En esta posición, mantén el movimiento simple y el ritmo bajo.

La posición puede ser difícil de realizar en la cama. Toma un tapete y asegúrate de que la superficie sea suave. La zona lumbar y los glúteos, por ejemplo, también pueden apoyarse en un cojín para facilitar el apoyo.

Estilo “perrito”

Esta posición es la más tradicional y tanto el activo encuentra placer en ella como el pasivo. El sumiso está completamente a cuatro puntos con los glúteos hacia atrás y el dominante se pone de rodillas detrás para penetrar. 

El activo puede controlar el movimiento con las manos, gestionar la velocidad y disfrutar de la hermosa vista que se le ofrece. Existe otra variante en la que ambos compañeros están de pie y el receptor tiene las manos contra la pared.

La cuchara

Aquí el pasivo se acuesta de lado con las rodillas ligeramente flexionadas. El otro compañero está acostado cerca de él, con la cara en la misma dirección. La persona que se acueste atrás, podrá controlarlo todo y acariciar el cuerpo del otro y besarle el cuello. 

Si es necesario, pueden guiar un poco la parte inferior de sus manos hacia donde les gustaría que los toquen. Cucharear puede ser un poco menos íntimo porque no se miran directamente a los ojos, pero por otro lado, pueden rendirse por completo a la sensación que la otra persona los está trayendo y sus cuerpos entran mucho en contacto. 

El cangrejo

Esto es un poco complicado de explicar. El activo está acostado sobre su espalda. El compañero pasivo se acuesta de espaldas al cuerpo de la otra persona, pero con la cabeza en la dirección opuesta. Ambos socios levantan un poco sus cuerpos mientras penetran con la ayuda de sus manos y pies. Esta posición también es una de las mejores a la hora de estimular la próstata, debido al ángulo en el que entra el pene.

También te puede interesar:

Kamasutra lésbico: alcancen el orgasmo con estas 5 posiciones

7 posiciones sexuales del Kamasutra para principiantes

VIBEtv