¿Creer en un alma gemela podría ser un mito peligroso?

Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Sur demuestra que el alma gemela rima más con resentimiento.

17
Alma gemela, un mito peligroso
Foto: Pexels

¿Será el mito del alma gemela que se pega a nuestro cuerpo la causa de estas decepciones en cascada? Al buscar demasiado esta pieza faltante, terminamos enredando el rompecabezas de nuestra vida.

Durante nuestra primera infancia, el príncipe azul, valiente en su caballo blanco, vino a mecer nuestras noches. Este personaje clave, servicial y seductor, ha participado activamente en nuestra concepción del amor. Los cuentos de hadas clásicos como La Bella Durmiente o Blancanieves dan forma a esta imagen dorada del alter ego de los sueños.

Más allá de estos escenarios centelleantes, la búsqueda perpetua del ser ideal ocupa todos los pensamientos. Con los años, nuestros requisitos se vuelven más refinados y toma forma el retrato compuesto detallado del gran elegido, pero Cupido no siempre tiene la brújula en el ojo. Antes de encontrar la perla rara, nos enfrentamos a intentos fallidos.

Los interminables episodios de confinamiento en 2020 han permitido poner a cero los contadores de historias de amor. Parejas frágiles, ya amenazadas por escenas domésticas recurrentes, se han resquebrajado mientras uniones puras, teñidas de espiritualidad, se han solidificado

En el clan de los solteros, los pulgares se han reafirmado. Escribir en el teléfono inteligente para ganar el corazón de una princesa 2.0 o seducir a un caballero de nueva generación se había convertido casi en una banalidad. Independientemente de la situación romántica, ya sea buena o mala, las expectativas siguen siendo infladas. El equipaje de las esperanzas pesa tanto que a veces lucha por atravesar el portal del apego.

En efecto, en el tumulto sentimental, una idea fija, casi inconsciente, viene a injertarse en nuestra mente. Nuestra imaginación, en constante ebullición, ha esculpido con delicadeza el rostro de nuestro doble perdido. 

Chico malo enigmático, crudo por fuera, pero fundido por dentro o científico pragmático, tiene chistes intelectuales; estas voluntades precisas, al borde de la utopía, han sido influidas por nuestro mundo actual. Las películas y colecciones blandas, que tantas lágrimas nos han sacado, se esfuerzan por mostrarnos el amor magnético y escurridizo a primera vista, principalmente a las personas heterosexuales.

Una creencia que socava nuestra concepción del amor

La pasión que se respira en torno a Romeo y Julieta en la novela homónima parece incluso sobrenatural. Sin siquiera intercambiar una sola palabra, los dos tortolitos sellan un acuerdo voluptuoso. 

Este lienzo embriagador se ha asentado permanentemente en el hueco de nuestros deseos. Entonces comienza una carrera contrarreloj. En medio de un rebosante hormiguero humano, emprendemos una peligrosa maratón para encontrarnos con nuestra alma gemela. Colándonos en este abismo, nuestra visión se nubla. Detrás de su lado idílico, el alma gemela en realidad oculta facetas más oscuras. 

Al confiarnos a este ideal inalcanzable, nos autodestruimos y las experiencias se viven como desilusiones. Nunca estamos verdaderamente satisfechos. Siempre falta una piedra en el edificio. Los cuadrados preestablecidos de nuestra cuadrícula de perfección permanecen fijos. 

La madrina con poderes mágicos o la famosa lámpara de Aladino nos habrían sido de gran utilidad, pero en la Tierra, la cola en las oficinas de los milagros es interminable. Resultado: nos encontramos prisioneros de deseos sobredimensionados. 

Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Sur demuestra que el alma gemela rima más con resentimiento. Esta creencia de hecho arruinaría nuestras posibilidades de tener una vida plena y feliz como pareja. Al encadenar los “castings” para encontrar a nuestra alma gemela, nos saltamos las historias concretas. Convencidos de que nuestra única mitad está en algún lugar de la naturaleza, ponemos nuestra felicidad en espera. 

Sitios de citas, un mercado gigante para encontrar un alma gemela

Una presión constante sube de fondo y la pregunta: “¿Es este finalmente el correcto?” nos detiene en seco. Los sitios de citas amplifican esta obsesión. Los perfiles de usuario son como catálogos gloriosos. Al igual que en los envases falsos, las descripciones suenan falsas y sólo se muestran las calidades. 

Simplemente déjate llevar por el viento de la ternura. Borra esa identidad estática que habías imaginado y vive día a día. Autenticidad, espontaneidad, lo inesperado; un sabroso cóctel que te hará crecer alas.

También te puede interesar:

¿No sabes si tienes una relación sana? 7 señales que podrían indicar que sí

“Firedooring”: cuando el amor y el apego no son correspondidos

VIBEtv