8 actividades que te ayudarán a mejorar la memoria

Muchos de nosotros pensamos que nuestra memoria es algo innato y no hacemos nada para mejorarla. No nos damos cuenta de su importancia hasta que nos falla.

86
Ejercicios para mejorar la memoria
Foto: Unsplash

Han pasado algunos años desde que nos dimos cuenta de la importancia de ejercitar nuestro cuerpo. Hoy sabemos que para poder disfrutar de una vida más saludable y satisfactoria, también debemos cuidar nuestra salud mental.

La esperanza de vida ha aumentado y, a medida que pasan los años, nuestro cerebro se deteriora. Los buenos hábitos de estilo de vida pueden ralentizar este proceso de envejecimiento cognitivo y ayudar a mantener nuestro cerebro sano.

Nuestras acciones y nuestro estilo de vida juegan un papel muy importante en los cambios físicos que sufre nuestro cerebro. Cuanto antes empieces a entrenar tu cerebro, más tiempo lo mantendrás sano.

Actividades para mejorar la memoria

  • Escuchar música

Escuchar música es una gran actividad de gimnasia cerebral. La música es un estimulante muy poderoso para el cerebro. Algunos estudios muestran cómo escuchar música activa la transmisión de información a través de las neuronas, así como la capacidad de aprendizaje y la memoria. Escuchar música puede ayudar a ralentizar el proceso neurodegenerativo (un efecto que sólo existe en personas que antes estaban familiarizadas con la música).

Escucha música siempre que puedas: cuando estés en casa cocinando, en el coche, en el trabajo, cuando hagas ejercicio, etc. Nunca es tarde para aprender a cantar o tocar un instrumento. Hay cientos de videos tutoriales en YouTube que pueden ayudarlo.

  • Escribe a mano

Tomar notas escritas a mano, en lugar de tomarlas en la computadora o smartphone, es una buena actividad que beneficia a nuestro cerebro. Esto aumenta la memoria y la capacidad de aprendizaje, según este estudio. Escribir a mano nos ayuda a procesar mejor la información y asimilarla.

Deja la tecnología y lleva siempre contigo una libreta, pero en caso de que te sea más fácil usar la los electrónicos, procura usar tablets que te permitan escribir a mano para después digitalizarlo y editarlo de forma más fácil.

  • Realiza actividades físicas

Según muchos estudios, como este, el ejercicio aumenta la creación de nuevas neuronas, mejora el aprendizaje, el rendimiento cognitivo y aumenta la plasticidad cerebral. El ejercicio moviliza la expresión de genes que se benefician de los procesos de plasticidad cerebral.

De acuerdo con algunas investigaciones, el ejercicio aeróbico tiene la mayor cantidad de beneficios. Por eso te animamos a correr, bailar, nadar, patinar e incluso caminar.

  • Aprender un nuevo idioma

Según un estudio, hablar dos o más idiomas protege al cerebro del deterioro cognitivo. Se ha demostrado que las personas bilingües obtienen mejor puntuación en inteligencia. Además, estas personas obtienen puntuaciones más altas en las pruebas cognitivas incluso a una edad avanzada, y esto aumenta más si el segundo idioma se aprendió en la adultez.

Apúntate a esas clases de francés o italiano o de cualquier idioma. Intenta ver películas en su versión original (con o sin subtítulos), tu oído se acostumbrará al nuevo idioma y el esfuerzo extra para entender el diálogo será un estímulo para tu cerebro.

  • Duerme bien

Según un estudio, dormir demasiado o muy poco está asociado con el envejecimiento cognitivo. Para una persona adulta, dormir menos de 6 horas o más de 8 horas conduce a un envejecimiento cognitivo prematuro, evidenciado por peores resultados en las pruebas cognitivas realizadas.

Una buena calidad de sueño es fundamental para el buen funcionamiento del organismo y nuestro bienestar. La falta de sueño, como la somnolencia excesiva, tiene efectos negativos sobre el rendimiento, el tiempo de respuesta y la atención.

  • Leer

Las personas que leen poco muestran un rendimiento cognitivo general más bajo, encontró un estudio. Estas personas obtienen puntuaciones más bajas en velocidad de procesamiento de información, atención, lenguaje y pensamientos abstractos, en comparación con las que están más acostumbradas a la lectura.

Según varios estudios, este menor rendimiento en personas que leen poco tiene un impacto directo en la capacidad del cerebro para adaptarse al daño cerebral. Las personas con un mayor nivel educativo utilizan su capacidad cerebral para compensar el deterioro cognitivo debido a la edad. Es decir que presentan una mayor plasticidad funcional compensatoria, como mencionamos anteriormente. Esto se puede aplicar de la misma forma a las personas acostumbradas a leer.

  • Practica yoga y meditación

La práctica de la meditación produce cambios en el cerebro a largo plazo. Las personas que han estado meditando durante varios años muestran una mayor capacidad cerebral (la materia cerebral se vuelve más flexible, lo que implica un procesamiento de información más rápido). Esta es una prueba más de la plasticidad cerebral y de cómo nuestros cerebros se adaptan y cambian en función de nuestras experiencias.

20 minutos de práctica de yoga mejoran la velocidad y la precisión en la memoria de trabajo y las pruebas de control inhibitorio (la capacidad de inhibir se usa cuando es necesario). Estas mediciones cerebrales están asociadas con la capacidad de mantener la atención, retener y utilizar información nueva.

  • Momento de silencio

Dos horas de silencio al día aumentan la neurogénesis, el nacimiento de nuevas neuronas, en la zona del hipocampo (relacionada con la memoria, el aprendizaje y las emociones). Además, se ha demostrado que la exposición al ruido constante afecta el funcionamiento cognitivo.

Te recomendamos:

Lactancia materna, un derecho en el ámbito laboral

Síntomas de trastornos mentales en niños que no deben pasarse por alto

VIBEtv