Síntomas de trastornos mentales en niños que no deben pasarse por alto

Cada actitud "extraña" debe ser tomada en cuenta.

18
Una menor con depresión
Foto: Pexels

Aunque hablamos cada vez más de la salud mental, los síntomas de los trastornos mentales en niños siguen pasando desapercibidos para cientos de padres en todo el mundo, lo cual se debe a que los problemas psicológicos de los menores pueden ser un poco diferentes a los de los adultos.

Los trastornos de salud mental en los niños generalmente se definen como retrasos o interrupciones en el desarrollo del pensamiento, los comportamientos, las habilidades sociales o la regulación de las emociones adecuadas para su edad, de acuerdo con los expertos de Mayo Clinic.

Dado que esos problemas son angustiantes para los niños y perturban su capacidad para funcionar adecuadamente, es importante conocer y no pasar por alto los síntomas de trastornos mentales en menores.

Cambios inexplicables de humor

Amy Morin, trabajadora social clínica, psicoterapeuta y autora de 13 things strong kids do, afirma que aunque es normal que los niños estén tristes o gruñones a veces, no lo es que tengan cambios de humor inexplicables durante días y hasta semanas. Esto podría ser una señal de que necesitan ayuda para regular sus emociones por un trastorno del estado de ánimo.

Su ira causa problemas

Los trastornos de ansiedad y otros problemas de salud mental, como la depresión, pueden ocasionar que los niños tengan arrebatos de ira. Atacar, volverse agresivos y hacer berrinches fuera de control son algunos ejemplos de comportamientos que no deben ser ignorados, ya que pueden indicar más que “un mal día”.

Padecen ciertos dolores

Morin revela que los niños con problemas de salud mental a menudo se quejan de dolores de estómago o cabeza. Si un médico general no puede encontrar una causa física para los malestares, estos podrían ser originados por algún trastorno, como la ansiedad, la depresión y hasta la esquizofrenia.

Suben y/o bajan de peso

El peso de los niños varía un poco a medida que crecen, pero la trabajadora social clínica indica que los cambios drásticos pueden ser síntoma de un trastorno alimenticio hasta depresión. Si un pequeño pierde el interés por la comida o se alimenta en exceso, es importante no considerarlo una “etapa de su desarrollo”.

Poner atención a los comportamientos y reacciones físicas de los niños es clave para identificar si padecer un trastorno mental. Llevarlo al médico ante cualquier duda será lo mejor.

También te puede interesar:

¿Cómo brindar apoyo a nuestros hijos si sufren de bullying?

5 consejos vigentes para cuidar la salud mental de un libro de 1620

VIBEtv