Cómo el estrés de género afecta el bienestar de las mujeres

58
Estrés de género
Estrés de género

El estrés es una realidad común en la vida moderna, pero para las mujeres, existe una forma de estrés adicional que se conoce como “estrés de género”. Este término se refiere a las presiones y demandas específicas que enfrentan las mujeres debido a las expectativas sociales y de género arraigadas en la sociedad.

Desde desafíos en el ámbito laboral hasta las responsabilidades del hogar y la crianza de los hijos, las mujeres a menudo se enfrentan a un estrés adicional que puede tener un impacto significativo en su bienestar general.

El estrés de género se deriva de las expectativas y roles tradicionales asignados a las mujeres en la sociedad. A menudo se espera que las mujeres equilibren múltiples roles y responsabilidades, como ser profesionales exitosas, esposas, madres, cuidadoras y administradoras del hogar. Esta sobrecarga de responsabilidades puede generar altos niveles de estrés emocional y mental, así como físico.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ViBE TV (@vibetvmx)

En el ámbito laboral, las mujeres enfrentan desafíos adicionales, como la brecha salarial, la falta de oportunidades de ascenso y la discriminación de género. Estas presiones pueden generar un estrés crónico que afecta negativamente su bienestar. Además, las expectativas sociales sobre la apariencia física, la maternidad y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal también pueden ser fuentes significativas de estrés para las mujeres.

El estrés crónico tiene efectos perjudiciales para la salud de las mujeres. Puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, trastornos del sueño, ansiedad y depresión. También puede afectar negativamente el sistema inmunológico y contribuir a la fatiga y el agotamiento.

Es importante que las mujeres reconozcan y aborden el estrés de género para proteger su bienestar general. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar:

  1. Establecer límites y prioridades: Aprender a decir “no” y establecer límites claros en cuanto a las responsabilidades y demandas. Priorizar las tareas y delegar cuando sea posible.
  2. Buscar apoyo y conexión: Buscar el apoyo de amistades, familiares o grupos de apoyo que comprendan y valoren las experiencias de las mujeres. Compartir las preocupaciones y encontrar soluciones juntas puede aliviar el estrés.
  3. Cuidado personal: Hacer tiempo para el autocuidado, como practicar ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, tener momentos de relajación y realizar actividades que brinden alegría y satisfacción personal.
Estrés de género
Estrés de género

4. Buscar equidad en el entorno laboral: Abogar por la igualdad de oportunidades y condiciones laborales justas. Buscar y aprovechar oportunidades de desarrollo profesional y establecer límites saludables entre el trabajo y la vida personal.

5. Promover el cambio social: Participar en movimientos y actividades que busquen la igualdad de género y el cambio social. Alzar la voz y trabajar en conjunto para desafiar las normas y expectativas de género que generan estrés.

Es fundamental que la sociedad en su conjunto reconozca y aborde el estrés de género para crear un entorno más equitativo y saludable para las mujeres. Al reducir el estrés de género, las mujeres pueden tener un mayor bienestar general y una vida más satisfactoria.

Te puede interesar:

¿Qué es el binarismo de género? 

Asocian diferencias en cerebros con desigualdad de género