Hasekura Tsunenaga, el samurái que vivió en México

El samurái que llegó a Acapulco

42
Hasekura Tsunenaga
Foto: Twitter/@INEHRM

El samurái japonés Hasekura Tsunenaga nació en 1571, conocido y bautizado en España como Felipe Francisco, fue un samurai que prestó servicios en las invasiones japonesas de corea, en 1613 encabezó una misión diplomática a España y al Vaticano, la ruta hacia España tenía una parada en el entonces virreinato de la Nueva España, llegó a Acapulco y se fue por Veracruz. También recorrió el caribe y el Atlántico, después siguió una ruta por tierra en España, para conocer Sevilla, Madrid y Barcelona.

Según la Embajada de México en Japón, de regreso de España, volvió a atravesar por la nueva España, navegó desde acapulco hasta manila, por ello es considerado el primer embajador de Japón en América.

Hasekura Tsunenaga en México

En octubre de 1613, bajo órdenes del señorío de Sendai, Masamune Date, la misión Hasekura zarpó en el barco japonés San Juan Bautista desde el puerto de Tsukinoura, rumbo a México (entonces Nueva España) con el samurái Tsunenaga Hasekura como embajador, encabezando una tripulación de unas 180 personas.

El principal propósito de la misión Hasekura era el establecimiento de un comercio directo entre Japón y Nueva España, aunque no fue posible pues en ese entonces no se podían establecer relaciones si España no lo aprobaba.  Su principal objetivo eran el envío de misioneros para propagar el cristianismo en el territorio de Sendai en Japón, y la adquisición de su tecnología para la producción de plata en lo que hoy es México.

En enero de 1614, después de un viaje de más de tres meses por el Océano Pacífico, la tripulación de Hasekura arribó al puerto de Acapulco, el más grande del Virreinato, donde fue recibido por el representante del Virrey de la Nueva España.  En marzo del mismo año, tras recorrer territorio nacional, la misión Hasekura llegó a la capital (Ciudad de México), donde se entrevistó con el Virrey y el Obispo de México, algunos tripulantes de la delegación fueron bautizados en la Iglesia de San Francisco.

Conoció Puebla, el Puerto de San Juan de Ulúa en Veracruz y ahí salió con rumbo a Sevilla, pasó por la habana con el propósito de conseguir el consentimiento y apoyo del Rey Felipe III de España y el Papa Paulo V. para establecer relaciones comerciales y envío de Misioneros.

El Samurái esperó la respuesta del rey, pero él nunca respondió por lo que regresó a Sendai, en Japón todo había dado un giro, pues la prohibición del cristianismo y el aislamiento hicieron imposible comenzar con los propósitos de la Misión.

Hasekura viajó durante 7 años entre Japón y Roma, conociendo diferentes países, fue una hazaña sin precedentes, la tripulación fue pionera en fomentar la inmigración de japoneses en México, pues algunos se adaptaron a la sociedad y estilo de vida mexicanos por lo que decidieron no regresar a Japón y quedarse.

VIBEtv