Rusia planea lanzar una nave espacial a Júpiter en 2030

Rusia está construyendo una nave espacial de propulsión nuclear capaz de transportar cargas pesadas al espacio profundo.

77
Júpiter
Foto: Pexels

Rusia planea enviar una nave espacial de propulsión nuclear a la Luna, luego a Venus y luego a Júpiter. Roscosmos, la Agencia Espacial Federal Rusa, anunció que se espera que este “remolcador espacial”, un término para una nave espacial que transporta astronautas o equipos de una órbita a otra, se embarque en una misión interplanetaria en 2030.

La unidad de potencia de la nave espacial, llamada “Zeus”, está diseñada para generar suficiente energía para impulsar mercancías pesadas al espacio profundo. Es esencialmente una central nuclear móvil.

Muchos países están recurriendo a tecnologías similares como una forma de acortar los viajes espaciales. Actualmente, la nave espacial depende de la energía solar o la gravedad para acelerarla, pero eso significa que los astronautas podrían tardar más de tres años en hacer un viaje de ida y vuelta a Marte.

La NASA estima que una nave espacial de propulsión nuclear podría hacer justamente eso, reducir años de esta línea de tiempo.

EU en la carrera nuclear

Estados Unidos espera colocar una planta de energía nuclear, un reactor de 10 kilovatios integrado en un módulo de aterrizaje lunar, en la Luna a principios de 2027. Sin embargo, hasta ahora, la NASA ha enviado un reactor nuclear al espacio, en un satélite en un año. Otras naves espaciales, como el rover Mars Curiosity y Perseverance, también funcionan con energía nuclear, pero no utilizan reactores.

Mientras tanto, Rusia ha colocado más de 30 reactores en el espacio. La unidad Zeus reforzará estos esfuerzos mediante el uso de un reactor nuclear con una capacidad de 500 kilovatios para propulsarse de un planeta a otro, según la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

El plan de la misión le pide a la nave espacial que se acerque primero a la Luna y luego se dirija hacia Venus, donde puede usar la gravedad del planeta para cambiar de dirección hacia su destino final, Júpiter.

La misión completa tendrá una duración de 50 meses (poco más de cuatro años), según Alexander Plushenko, director ejecutivo de Ciencia y Programas a Largo Plazo de Roscosmos.

Durante una presentación en Moscú el pasado sábado 21 de mayo, Bloshenko dijo que Roscosmos y la Academia de Ciencias de Rusia todavía están trabajando para calcular la balística o la trayectoria de vuelo, así como el peso que podrían soportar.

En última instancia, la misión podría ser la precursora de una nueva frontera para los vuelos espaciales rusos. Sputnik mencionó que Rusia está diseñando una estación espacial que utiliza la misma tecnología nuclear.

También te puede interesar:

¿Cuándo ocurrirán los siguientes eclipses del 2021?

Teotihuacán podría perder declaratoria de Patrimonio de la Humanidad por obra no autorizada

VIBEtv