Édith Piaf, el canto triste de un ‘ave frágil’

A 57 años de su muerte, recordamos la trágica vida de una de las cantantes francesas más célebres del siglo XX, quien vivió una vida exitosa, pero inmersa en la desgracia.

147
Edith Piaf Ave Frágil Canto triste Salud mental adicciones
Dominio público en nationaalarchief.nl

Éxito, dolor y soledad. Tres palabras que marcaron la vida de Édith Piaf (París, Francia, 19 de diciembre de 1915-Plascassier, Grasse, 10 de octubre de 1963) y que, como un bucle, se repetían una y otra vez hasta convertirse en el vórtice de sus desdichas. La ‘Môme Piaf’, llamada así en sus inicios, tuvo episodios constantes de infortunios que fueron minando su salud mental. ¿Por qué su canto se fue tornando cada vez más doloroso?

Édith Piaf fue una de las cantantes francesas más célebres del siglo veinte, aunque en realidad no se apellidaba “Piaf”, este es un apodo francés, el cual significa “ave frágil y pequeña”. Sin embargo, fue el apellido que enalteció numerosas canciones del repertorio francófono como: La vie en rose, Non, je ne regrette rien, Hymne à l’amour, Mon légionnaire, La FouleMilord.

Nacida en cuna de desgracias

Se dice que siempre que algo positivo le sucedía a Édith Giovanna Gassion -nombre de nacimiento-, de manera inmediata le pasaba alguna desgracia. Y este melodrama comenzó desde que, el ‘ave frágil’, llegó a este mundo.

Su padre, Louis Alphonse Gassion era acróbata, y para celebrar el nacimiento de su hija, se emborrachó, abandonando a la madre de Piaf, Annetta Maillard, cantante ambulante, de origen italo-bereber, quien tuvo que afrontar el parto sola y en la calle, fue así que Édith nació debajo de una farola, frente al número 72 de la calle de Belleville, en París.

Desde pequeña fue abandonada, primero por su madre, quien no pudo criarla al ser demasiado pobre, luego por su padre, quien tuvo que ir al frente en la Primera Guerra Mundial. Fue entonces que su abuela paterna la alojó en su hogar, un burdel en Bernay, Normandía, donde la pequeña Piaf fue criada por las prostitutas de la casa.

Te puede interesar: Datos curiosos sobre John Lennon por su 80 aniversario

Pequeño gorrión de grandes desdichas

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, su padre volvió del frente y la llevó consigo a los circos itinerantes, donde Édith reveló su talento y su excepcional voz en los temas populares que cantaba junto con él en las calles, tal como su madre lo hacía, de manera ambulante, independiente y miserable.

A los 14 años, en 1929, Piaf decidió separarse de su padre para comenzar su propio camino como cantante en la Place Pigalle, Ménilmontant, y en los suburbios de París. A los diecisiete años se enamoró de Louis Dupont, un mensajero con quien tuvo a su única hija: Marcelle, quien murió de meningitis a los dos años de edad.

Esta fue, quizá, una de sus más grandes desdichas. Luego de este suceso, el estrés postraumático jamás cicatrizó en el ‘ave frágil’ , dejando sus alas heridas para siempre.

El ‘ave frágil’ migró de este mundo

Un día de 1935, mientras Édith cantaba en las calles, fue descubierta por el dueño de un famoso restaurante. A partir de aquí, la historia cambió para la cantante parisina, y tan sólo un año le bastó para convertirse en ‘El gorrión de París’, la estrella que ahora conocemos. Sin embargo, en 1936, el hombre que la llevó al estrellato fue asesinado, acusando a la propia Édith Piaf de ser la autora.

Pese a todo, una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, su carrera despegó a nivel internacional. En 1947, Piaf viajó a Nueva York donde conoció al boxeador Marcel Cerdan, su más grande amor, quien dos años más tarde -una vez más se asoma otra desgracia-, murió en un accidente de avión, en 1949. Esta situación llevó a Piaf a una profunda depresión, quien intentó aliviar su dolor con alcohol y barbitúricos.

En 1951 sufrió tres graves accidentes automovilísticos que la llevaron a otra adicción: la morfina. Edith Piaf finalmente murió el 10 de octubre de 1963 de insuficiencia hepática a los 47 años, aunque se dice que también tuvo un tipo de cáncer, pero no especificado. Su procesión fúnebre fue conformada por más de 40 mil personas. Los restos del ‘ave frágil’ yacen en París, junto a su hija, Marcelle.

Te puede interesar: #GimmeSomeTruth: festejan cumpleaños de John Lennon con covers

 

VIBEtv