Insólito hallazgo: Ferrari enterrado en el patio de una casa

Una historia que involucra una familia, un jardinero, detectives y un par de asaltantes zopencos

49
Ferrari enterrado
Flickr

Para adentrarnos a la historia primero debemos subirnos a la máquina del tiempo y retroceder hasta 1978, en West Adtens de Los Ángeles, California, específicamente el jardín de una de los hogares ubicados en este suburbio, donde nadie imaginó que había un Ferrari bajo tierra.

Fueron los habitantes más pequeños de la familia los primeros en dar con el hallazgo del Ferrari, mientras juegaban en el patio de su casa. Al excavar se toparon con algo duro y difícil de extraer.

Ante la impotencia, los niños corrieron a llamar a mamá, quien se sumó a la labor de sacar la tierra, pero mientras más se esforzaba no veía la forma de ese objeto extraño. Así que decidió llamar a la policía, sin imaginarse que se trataba de un Ferrari.

Los agentes no tardaron en llegar al lugar, mucho menos en pedir apoyo a una excavadora al percatarse que se trataba de un auto. Desde hace un año buscaban a una joven asesinada y enterrada con su coche, un caso famoso por la zona.

Intacto el Ferrari

La enorme máquina comenzó a realizar su trabajo y una vez que logró quitar la tierra, ante los ojos de los presentes apareció un Ferrari Dino 246 GTS, en su versión americana. Un modelo que se había producido en una serie de menos de 100 unidades para el mundo.

Lo más increíble del Ferrari enterrado, es que parecía estar en muy buenas condiciones, solo algunos rayones que también fueron causados por el uso de la maquinaria pesada que lo  sacó.

La excelente noticia es que no había un cadáver adentro, sin embargo el descubrimiento requería de una investigación para saber cómo había llegado el Ferrari hasta el jardín del vecindario. Trabajo nada complicado, sus enterradores jamás le quitaron las placas, así que fácilmente los detectives dieron con el dueño a través de los registros vehiculares.

Resulta que el Ferrari había sido vendido 4 años antes por el concesionario de coches exóticos Hollywood Sports Cars a un tal Rosendo Cruz, a un supuesto plomero de Los Ángeles.

Este hombre reportó al Ferrari como robado, para después cobrar el dinero de la aseguradora. Un plan que organizó con los supuestos asaltantes, quienes debían lanzar el auto al mar, pero este par decidió mejor enterrarlo en un lote baldío para después sacarlo y venderlo.

Sin embargo, nunca se imaginaron que la inmobiliaria comenzaría sus labores de construcción en la zona, así que aquel terrero se convirtió en un jardín privado, se volvió famoso después del hallazgo del Ferrari:

Al final la aseguradora reclamó el descubrimiento y para recuperar su dinero, lo subastó por alrededor de 10 mil dólares. Al nuevo dueño no le incomodó invertir en su restauración, de esta manera el Ferrari Dino 246 GTS rodó radiante una vez más.

VIBEtv