FOTOS: Abuelos se disfrazan de osos polares para poder abrazar a sus nietos

El amor de unos abuelos los llevó a buscar una manera creativa de poder abrazar a sus nietos sin poner en riesgo su salud.

17
Abuelos se disfrazan de osos polares
Foto: @GranjaTíoPepe

Indudablemente ha sido un año difícil y lleno de retos. Durante todo este tiempo si algo salió a flote y lo pudimos ver en innumerables ocasiones, fue la creatividad que los humanos tuvimos para poder estar en contacto con nuestros seres queridos. Sin embargo, estos abuelos se han llevado el premio a la mejor idea jamás pensada, quienes optaron por convertirse en osos polares para poder abrazar por unos minutos a sus nietos.

Sabemos a la perfección que los adultos mayores a 60 años son las personas consideradas como población de riesgo desde la llegada del COVID-19. Por esa razón, familias enteras tuvieron que alejarse de los ancianos para cuidarlos a distancia de este terrible virus.

Barbara y Clive Walshaw, son unos abuelos que ya no pudieron resistir un minuto más de estar alejados de sus seres amados, por lo que consiguieron un par de trajes inflables de osos polares para abrazar y sentir a sus nietos después de 9 meses de no haberlos visto.

Desde el 1 de marzo, debido a la crisis de salud del coronavirus, los abuelitos se mantuvieron en sus hogares en West Yorkshire. Desde entonces, no tuvieron contacto físico con ninguno de sus tres nietos. De hecho, el plan original era realizar una fiesta de Navidad a través de Zoom.

La mujer contó al Daily Mail que encontró los disfraces de osos polares en Internet y sin pensarlo, los compraron para sorprender a los pequeños y regalarles calurosos abrazos navideños. Barbara admite que han sido las 15 libras esterlinas mejor gastadas en toda su vida.

Era evidente que los niños se sintieron realmente emocionados de ver los disfraces de dos metros en los que estaban sus abuelos, pues para ellos fue muy complicado entender cómo es que los habían dejado de ver de la noche a la mañana.

Tanto Clive como Barbara no querían poner en riesgo su salud ni la de sus nietos, por lo que en cuanto vieron los disfraces de osos polares supieron que funcionaría a la perfección y podrían mantenerse seguros.

“Queríamos tener cuidado porque si nos poníamos mal, no seríamos solamente nosotros los que estuviéramos mal, los chicos se sentirían responsables de ello, pero el vestuario funcionó muy bien. Totalmente cerrado. Creo que fue la mejor idea que he tenido”, agregó Barbara.

Aunque el reencuentro solamente tuvo una duración de seis minutos, aprovecharon para abrazarse, reírse e incluso, para llorar. El hijo de la pareja, Neil Walshaw, comentó que fue un momento que sus hijos jamás van a olvidar, y que también fue una sorpresa que emocionó su día.

También te puede interesar:

Pistacho: El perro que nació con el pelo verde y se hizo viral

¿Quién es Q-Shaman, el conspirador que se volvió viral por sus pieles?

Investigan para encontrar a los culpables de escribir “Trump” en el lomo de un manatí

VIBEtv