Flatulencias: ¿Aguantarlas o liberarlas? Descubre qué es mejor para tu salud

OJO. Aguantarse las flatulencias puede traer consecuencias negativas para la salud. Descubre porqué es mejor liberarlas y cómo reducir su producción.

80
Flatulencias
Flatulencias

Las flatulencias, comúnmente conocida como “gases”, pedos”…, es una parte normal de la digestión. Cuando comemos, tragamos aire junto con la comida. Este aire, junto con los gases producidos por las bacterias intestinales, se libera en forma de flatulencia.

¿Es bueno o malo aguantarse las flatulencias?

Flatulencias: ¿Aguantarlas o liberarlas?
Flatulencias: ¿Aguantarlas o liberarlas?

La respuesta es no, no es recomendable. Aguantar las flatulencias puede traer consigo varias consecuencias negativas para la salud, como:

1. Dolor e hinchazón abdominal: Al contener los gases, estos se acumulan en el intestino, lo que puede provocar dolor, distensión abdominal y malestar general.

2. Problemas digestivos: Aguantar los gases puede empeorar el estreñimiento y la digestión lenta, ya que los gases atrapados pueden interferir con el movimiento normal de los intestinos.

3. Eructos excesivos: El cuerpo busca deshacerse de los gases que no se liberan por las flatulencias, por lo que pueden salir en forma de eructos excesivos, lo que puede ser socialmente incómodo y generar molestias en el pecho.

4. Absorción de gases: En casos extremos, si se aguantan los gases durante mucho tiempo, estos pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo, lo que puede provocar dolores de cabeza, fatiga e incluso problemas más graves.

5. Riesgo de diverticulosis: Aguantar los gases con frecuencia puede aumentar la presión en el colon, lo que puede debilitar las paredes intestinales y aumentar el riesgo de desarrollar diverticulosis, una condición en la que se forman pequeñas bolsas en el colon.

¿Qué hacer entonces?

Flatulencias: ¿Aguantarlas o liberarlas?
¿Aguantarlas o liberarlas?

En lugar de aguantar las flatulencias, lo ideal es dejarlas salir libremente. Si te encuentras en una situación socialmente incómoda, puedes intentar excusarte al baño o buscar un lugar privado para liberar los gases.

También puedes adoptar algunas medidas para reducir la producción de gases, como:

  • Evitar alimentos que suelen producir gases, como legumbres, brócoli, repollo, coliflor, lácteos, bebidas carbonatadas y alimentos procesados.
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos para evitar tragar aire.
  • Realizar ejercicio regularmente para mejorar la digestión.
  • Reducir el estrés, ya que puede afectar la digestión y aumentar la producción de gases.

 

Recuerda que la flatulencia es una parte normal de la digestión. Si experimentas molestias abdominales o problemas digestivos recurrentes, consulta con tu médico para descartar cualquier problema de salud subyacente.

Alimentos para tu dieta
Alimentos para tu dieta