Psicosis posparto: ¿de dónde viene este mal que afecta a las madres?

La psicosis posparto genera una pérdida de control “brutal y violenta”.

22
Psicosis posparto
Foto: Pexels

El embarazo y el parto no siempre son etapas fáciles en la vida de una mujer. Algunos se ven particularmente afectados por diversos trastornos y patologías, a veces raros durante este período. De hecho, uno de ellos afecta a una mujer entre mil: es la “psicosis posparto”. Es una patología psiquiátrica que sigue al período del parto.

Entonces, ¿qué causa esto realmente? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Quiénes son las mujeres afectadas por esta patología? Aquí hay algunas explicaciones.

Maternidad y trastornos mentales

La maternidad no siempre es fácil para una madre. Sucede que algunas mujeres desarrollan una o más formas de trastornos mentales después del embarazo. Entre ellos, el más conocido: la depresión posparto. Esto provoca irritabilidad, ansiedad, vulnerabilidad y cambios de humor.

En algunos casos, la melancolía se convierte en depresión posparto, que también puede afectar a los hombres y, a veces, en su forma más rara y grave, la psicosis posparto. De hecho, ésto genera una pérdida de control “brutal y violenta”, lo cual puede conducir, en los casos más graves, al suicidio o al infanticidio.

Síntomas de la psicosis posparto

¿Cómo se manifiesta la psicosis puerperal? Esta aparece en tres etapas y sobre todo después del nacimiento del bebé.

  • Fatiga intensa

La primera etapa ocurre dentro de los 3 a 10 días posteriores al parto. Durante este período, las madres están muy agotadas debido a una “pérdida total del sueño” o “pesadillas”. A veces, este cansancio se confunde con los síntomas de la depresión posparto, como se mencionó anteriormente. Por eso es importante identificar rápidamente si aparecen otros síntomas, especialmente los de las siguientes fases.

  • Confusión mental 

La segunda etapa es la confusión, especialmente en el espacio y el tiempo. De hecho, las madres se sienten confundidas y pueden adoptar una actitud infantil. A esto se suman problemas de memoria, ansiedad y sensación de estar perdida. Esta confusión no siempre es continua, se alterna con momentos más tranquilos. 

  • La fase del delirio

La tercera etapa puede ocurrir repentinamente dependiendo del caso. Esta es la fase de “delirio”. Éste también puede incluir la negación de la maternidad y la vinculación infantil, donde la madre rechaza su condición de madre. En casos más graves, las mujeres “pueden querer culparse también a sí mismas o a su bebé”. 

El origen de la psicosis posparto

Todos estos síntomas, especialmente el de negación, pueden explicarse por el hecho de que el posparto es un período de ajuste para una madre joven. Puede encontrar dificultades y dependiendo de la vida que lleve la madre, éstas se vuelven más o menos importantes y puede, por ejemplo, provenir del estrés debido a una vida financiera inestable.

Sin embargo, no existe un único tipo de mujer en el que se produzca esta psicosis ni un único factor específico. Entonces, ¿cuáles son los desencadenantes potenciales de este padecimiento?

  • Relación familiar

En primer lugar, las causas de una psicosis posparto dependen de las condiciones en las que vive la joven madre. Y empieza por el ámbito familiar. De hecho, encontramos estos diversos factores:

  • Tiene malas relaciones familiares, ya sea con su propia madre o con sus padres en general.
  • Siente soledad y/o cierto alejamiento de su familia. 
  • Tiene antecedentes personales y familiares de trastornos del estado de ánimo. 
  • Fue víctima de psicotrauma en la infancia, es decir, sufrió violencia física o sexual de niña. 

  • Factores relacionados con las condiciones del embarazo

Si no es una causa familiar, puede deberse a las condiciones de su embarazo y al importante y sorprendente cambio hormonal. Aquí hay algunos factores:

  • Este es su primer embarazo, que es una causa común, que ocurre en el 70% de los casos.
  • La joven madre sintió un estrés intenso durante el embarazo o el parto.
  • El parto es prematuro.
  • El embarazo se produjo en un período en el que la personalidad de la madre no era lo suficientemente “madura”, como en la adolescencia, por ejemplo.
  • Embarazo no preparado o no deseado.
  • La madre tenía antecedentes de cesárea  o muerte perinatal.

Es importante señalar que este trastorno requiere cierto apoyo psicológico para que la joven madre se recupere.

También te puede interesar:

Bipolaridad: tabúes y prejuicios que existen en torno a este trastorno

¿Miedo al juicio? Puede que sufras de escopofobia

VIBEtv