Noticia ansiogénica: ¿y si sufres de “mente pegajosa”?

El fenómeno de la “mente pegajosa” proviene de la idea de que la ansiedad es provocada por el consumo excesivo de información negativa.

17
Mente pegajosa
Foto: Pexels

Después de descubrir los últimos resultados alarmantes del informe del IPCC sobre medio ambiente, darnos cuenta de la escala de la guerra en Ucrania o que el virus de COVID-19 no es cosa del pasado ¿sientes una ola de ansiedad que nunca termina? Te entendemos y es posible que estés sufriendo de una “mente pegajosa”. Una sobredosis de información negativa que pesa sobre la moral y el día a día. Algunas explicaciones y soluciones para preservar tu salud mental.

Una situación psicológica peligrosa

Después de leer, mirar o escuchar noticias que provocan ansiedad, transmitir noticias políticas y noticias locales durante una hora, algunas personas pueden sentir una oleada de ansiedad. Esto es completamente normal. 

Pero si la sensación es persistente a lo largo del día, es posible que se trate del fenómeno de la “mente pegajosa”, una situación psicológica crítica, peligrosa para la salud mental. Muchos lo han sentido durante los últimos años de la pandemia o recientemente con el conflicto Rusia-Ucrania, luego de estar pegados a las pantallas para recibir noticias inquietantes.

El fenómeno de la “mente pegajosa” proviene de la idea de que la ansiedad provocada por el consumo excesivo de información negativa se queda como pegamento en nuestra mente. Esta ansiedad se pega tan fuerte que la persona siente que está atrapada en pensamientos negativos . Y es difícil dejarlo ir.

Demasiada empatía y sentido de la responsabilidad

El consumo excesivo de información continua debe evitarse cuando uno es una persona ya propensa a la ansiedad. El fenómeno puede provenir de la forma en que leemos las noticias que provoca ansiedad. La persona de mente pegajosa también tiene dificultad para distinguir sus sentimientos. 

Es decir, le cuesta diferenciar entre lo que le concierne directamente y lo que es más grande que ella. No es capaz de dejar de lado las historias que lee para seguir viviendo. Es la misma fórmula para alguien que vive con eco-ansiedad por las noticias sobre el estado de nuestro planeta.

La consecuencia es que el individuo pegajoso sentirá empatía y un sentido de responsabilidad por la noticia que le genera ansiedad. Este sentimiento de responsabilidad le añade una carga mental que la derriba moralmente. Es necesario por tanto, además de tener que pensar en los propios problemas cotidianos, superar la depresión, el estrés y las nuevas sensaciones que caen sobre nosotros. 

Para empeorar las cosas, las personas con estos trastornos de ansiedad tienden a cuestionar si han pasado suficiente tiempo viendo las noticias y se regañan por ser irresponsables o egoístas por elegir seguir viviendo sus vidas. Es un verdadero círculo vicioso. 

¿Qué se puede hacer para contrarrestar esto?

Para evitar esta situación, reconocer los síntomas y aceptarlos es un primer paso. Los expertos también recomiendan no luchar contra sus sentimientos, sino cambiar su relación con la ansiedad. 

Por lo tanto, debemos dar un paso atrás en la información recibida, para no sentirnos demasiado involucrados en el flujo de noticias. Tienes que intentar observar tus sentimientos desde lejos, para comprenderlos mejor. Un poco como en ciertas técnicas de meditación, donde observamos las sensaciones dentro de nosotros, no las juzgamos, las dejamos pasar.

Mente pegajosa: ¿saber o no saber?

Además, debes preservar su salud mental haciendo una desintoxicación digital para reducir la presión, pero no es necesario hacer una dieta total y definitiva de información.

Estar informado sigue siendo un derecho y no una obligación, querer desconectarse por completo de las noticias puede ser una señal de que se necesita un apoyo profesional y personalizado. Además, la información es a menudo inevitable. 

También te puede interesar:

Bipolaridad: tabúes y prejuicios que existen en torno a este trastorno

VIBEtv