¿Miedo al juicio? Puede que sufras de escopofobia

Los síntomas de la escopofobia varían para cada persona.

17
Escopofobia
Foto: Pexels

Si bien todos se han enfrentado al miedo a la mirada de otras personas al menos una vez, algunas personas lo padecen continuamente. Temer la mirada de los demás es bastante clásico, pero cuando se convierte en un trastorno de ansiedad, debes preocuparte por él para encontrar una manera de mejorar. Esto se llama trastorno de escopofobia. Te hablamos de este malestar, una auténtica fobia social.

¿Qué es la escopofobia?

Esta palabra un tanto bárbara es un gravísimo trastorno de ansiedad, ligado al miedo a ser visto, observado, juzgado por los demás y a llamar la atención sobre uno mismo. Es un miedo social y llamado irracional desencadenado frente a una audiencia. Esta enfermedad es particularmente debilitante. Puede darse, por ejemplo, al hablar en público, cuando se felicita o, por el contrario, se reprende. 

Este trastorno es similar, en particular, a la blemofobia relacionada con el miedo a la mirada de los demás sobre nuestro cuerpo. Con la diferencia de que la escopofobia no resulta de una falta de confianza en uno mismo, sino que suele estar ligada a una experiencia traumática. Como la intimidación, un accidente u otras fobias sociales o trastornos de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de este trastorno?

Los síntomas de la escopofobia varían para cada persona, pero por lo general, se manifiestan como ansiedad con sudoración excesiva, palpitaciones, temblores, dificultad para respirar y ataques de pánico. En consecuencia, estas personas evitan en la medida de lo posible situaciones que les pueda angustiar. Desafortunadamente, esto tiende a reforzar la fobia. 

Los blenfóbicos, por otro lado, se encierran en sí mismos y se ausentan de todas las actividades grupales y lugares expuestos al público (esto no es sólo timidez). Este miedo visceral hace que las personas tengan miedo y rara vez hablan, incluso en situaciones cordiales, amistosas o familiares.

¿Cómo lidiar con este problema?

Para la escopofobia, el Instituto Nacional Estadounidense de Salud Mental recomienda seguir terapias, con el fin de evitar que afecte por completo la vida social del individuo. Las terapias cognitivas y de exposición o los tratamientos farmacológicos pueden ser soluciones para tratar determinados síntomas. La idea es liberarte emocionalmente. 

La blemofobia, por otro lado, se puede curar a través de ejercicios de autoconfianza para aprender a amarte a ti mismo y a tu cuerpo. Consultar con un psicólogo puede ser una opción.

También te puede interesar:

“Tocofobia”: cuando el miedo de dar a luz se vuelve paralizante

Anuptafobia: el miedo a la soltería, ¿cómo tratarlo?

VIBEtv