Los 5 “venenos blancos” que consumes a diario

La comida chatarra está llena de algunos “venenos blancos#, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

141
Venenos blancos
Foto: Unsplash

En nuestra dieta hay alimentos que deberían llamarse “venenosos” porque tienen poco valor nutricional y pueden incluso ser perjudiciales para nuestra salud. Conocidos con el nombre de “venenos blancos”, la azúcar refinada, la sal y la harina refinada, entre otros, están en el origen de diversas enfermedades consideradas graves, por degenerativas, como la diabetes, la hipertensión arterial e incluso el cáncer.

eee

Una vez, la industria decidió convertir la sal cristalina natural en cloruro de sodio simple (la sal refinada de hoy) porque los científicos en ese momento afirmaron que los otros elementos que contenía (minerales esenciales y otros oligoelementos) eran innecesarios y que el cloruro de sodio era suficiente para salar los alimentos. Desde entonces, no existe ninguna similitud entre la sal que consumimos hoy y la sal natural, de acuerdo con El Mostrador.

La comida chatarra está llena de sal refinada, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, consumir este tipo de sal es entre 8 y 20 veces más de lo que debes ingerir.

Para que el sodio y el potasio encuentren un equilibrio, es necesario consumir mil 500 miligramos por día, pero si no se respeta es cuando aparecen las enfermedades relacionadas con el corazón.

5 venenos blancos

  • Harina refinada

La harina blanca es almidón casi puro y contiene sólo una pequeña cantidad de nutrientes del grano original. El tratamiento químico de los granos da como resultado la formación de un producto llamado aloxano, que causa diabetes al formar cantidades masivas de radicales libres en las células beta pancreáticas que eventualmente las destruyen.

  • Azúcar refinada

El azúcar blanco no se puede considerar como un alimento, sino como un químico puro, extraído de fuentes vegetales como la caña de azúcar. Para eliminar el líquido (que contiene el azúcar), agregan cal, lo que crea una reacción alcalina que mata casi todas las vitaminas.

Luego, se agrega dióxido de carbono para acelerar el proceso de cal. Posteriormente viene otro tratamiento con sulfato de calcio y ácido sulfúrico, que hace que el “azúcar” sea casi blanco.

El azúcar refinado no contiene proteínas, vitaminas ni minerales. No tiene enzimas, ni microelementos, ni fibra, ni grasa y no tiene utilidad en la nutrición humana. Este azúcar sólo aporta energía.

  • Leche de vaca pasteurizada

El proceso de pasteurización podría ayudar a que la leche tenga una vida útil más larga, pero el costo de hacerlo es alto. El proceso de extracción elimina valiosas enzimas, vitaminas A, C, B6 y B12. Y al mismo tiempo, permitir la transferencia de hormonas y antibióticos en el proceso de pasteurización de la leche.

También mata las bacterias beneficiosas que se pueden encontrar en la leche cruda, como lactobacilo acidófilo. El proceso de pasteurización también destruye el 20% del yodo en la leche cruda, causa estreñimiento y generalmente le quita a la leche sus cualidades más esenciales.

  • Arroz refinado

El proceso de refinado del arroz blanco destruye la capa externa y el germen. Y básicamente lo que queda es el endospermo, que se compone principalmente de almidón.

  • Sal refinada

La sal que todos usamos es básicamente cloruro de sodio. Este producto aumenta el riesgo de ciertos problemas cardiovasculares. Si bien la sal de mesa con yodo es necesaria para su buena salud, muchos alimentos procesados ​​o que contienen sal no tienen yodo agregado. Demasiada sal = presión arterial alta.

Recuerda que lo mejor que le puedes hacer a tu cuerpo y tu salud es agregar alimentos que sean más saludables y aporten valores nutrimentales a tu dieta. Por ejemplo: frutas, verduras, alimentos integrales, etc.).

También te puede interesar:

¿Sin antojo de pozole? Platillos alternativos para celebrar la Noche Patria

Receta de alambre de jamón: el platillo perfecto para fin de mes

VIBEtv