En 50 años, desastres naturales se quintuplicaron por el cambio climático

Los desastres naturales han aumentado con el paso de los años, pero se han salvado más vidas que antes por las alertas tempranas.

169
Desastres naturales
Foto: Unsplash

Los desastres naturales han aumentado cinco veces en 50 años, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDRR) presentaron este miércoles 1 de septiembre el “Atlas de Mortalidad y Pérdidas Económicas por Extremos del Tiempo, el Clima y el Agua (1970-2019)”.

eee

La colección más completa hasta la fecha sobre muertes y costos económicos derivados de los peligros naturales que proporciona detalles completos sobre los desastres registrados y sus impactos, tanto a nivel mundial como regional y, estadísticas para todo el período de 50 años, así como un desglose anual que muestra la evolución de los desastres en nuestro clima cambiante.

Las estadísticas provienen de la Base de datos de eventos de emergencia (EM-DAT) administrada por el Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) y el 23 de julio se publicó una vista previa parcial del Atlas después de las devastadoras inundaciones en Europa y China.

Aumento de desastres naturales en el último medio siglo

El Atlas muestra que en los últimos 50 años, a nivel mundial, el número de desastres relacionados con el clima se ha quintuplicado, la buena noticia es que, a pesar del aumento de tormentas, inundaciones y sequías, el número de muertes que han causado ha disminuido drásticamente.

Los científicos dicen que el cambio climático, las condiciones climáticas cada vez más extremas y la mejora de los informes de desastres están detrás del aumento de estos eventos extremos, pero las mejoras en los sistemas de alarma han ayudado a limitar el número de muertes.

En el nuevo informe también muestra que más del 90% de las muertes relacionadas con desastres climáticos se han producido en países en desarrollo y que las principales causas de muerte han sido la sequía, responsable de 650 mil muertes, mientras que las temperaturas extremas se han cobrado casi 56 mil vidas.

A medida que las temperaturas globales han aumentado en las últimas décadas, ha habido un aumento consecuente y significativo en el número de desastres relacionados con condiciones climáticas y del agua extremas.

Según el Atlas, en los 50 años entre 1970 y 2019, ha habido más de 11 mil desastres de este tipo, más de 2 millones de personas han muerto como resultado de estos eventos y las pérdidas económicas ascendieron a 3.64 billones de dólares.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, advirtió que la cantidad de condiciones climáticas y del agua extremas están aumentando y se volverá más frecuente y severa en muchas partes del mundo debido al cambio climático.

Esto significa más olas de calor, sequías e incendios forestales como los que hemos visto recientemente en Europa y América del Norte. Tenemos más vapor de agua en la atmósfera, lo que agrava las lluvias extremas y las inundaciones mortales.

El calentamiento del océano ha afectado la frecuencia y el área de existencia de las tormentas tropicales más intensas. Detrás de las rígidas estadísticas se esconde un mensaje de esperanza. La mejora de los sistemas de alerta temprana multirriesgo ha dado lugar a una reducción significativa de la mortalidad.

A medida que más personas han sido rescatadas frente a un número creciente de eventos extremos, el daño económico ha aumentado: las pérdidas reportadas en la década entre 2010-2019 fueron de aproximadamente 383 millones por día, 7 veces más de 49 millones por día entre 1970 y 1979.

Lo particularmente costoso fue 2017 con los 3 eventos extremos con mayor impacto financiero que ocurrieron en ese año: los huracanes Harvey, María e Irma que azotaron los Estados Unidos de América y que, en conjunto, representan el 35% del total de pérdidas económicas. causado por los 10 principales desastres entre 1970 y 2019.

“Si bien las mejoras en los sistemas de alerta están ayudando a salvar vidas, hay mucho más trabajo por hacer”, declara el aviso publicado por la ONU.

Sólo la mitad de los 193 países miembros de la OMM tienen sistemas de alerta temprana multirriesgo. También existen enormes lagunas en las redes de observación meteorológica e hidrológica en África, partes de América Latina y los estados insulares del Pacífico y el Caribe.

“Se están salvando más vidas gracias a los sistemas de alerta temprana, pero también es cierto que el número de personas expuestas al riesgo de desastres está aumentando debido al crecimiento de la población en las zonas expuestas al peligro y a la creciente intensidad y frecuencia de los fenómenos meteorológicos. Es necesaria una mayor cooperación internacional para hacer frente al problema crónico del enorme número de personas que se ven desplazadas cada año por las inundaciones, las tormentas y la sequía. Necesitamos una mayor inversión en la gestión integral del riesgo de catástrofes, garantizando que la adaptación al cambio climático se integre en las estrategias nacionales y locales de reducción del riesgo de catástrofes”, concluyó el representante especial del secretario general de la ONU para la reducción del riesgo de desastres, Mami Mizutori.

También te puede interesar: 

Aplicaciones móviles que te ayudarán a cuidar el medio ambiente

¿Cómo se vincula la industria de la carne con el daño al medio ambiente?

 

VIBEtv