SakCu: El cubrebocas creado por la UNAM que bloquea el COVID-19

Además de matar a la enfermedad que ha provocado la pandemia por más de año y medio, los cubrebocas SakCu, también se pueden reutilizar.

324
SakCu, cubrebocas de la UNAM
Foto: Gaceta UNAM

“SakCu” es una máscara diseñada y fabricada por expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que, debido a su cuidada producción -constada en tres capas, una de las cuales está hecha de nanocapas de plata y cobre-, puede inactivar el virus de SARS-CoV-2, que a su vez causa la enfermedad de COVID-19.

Es importante señalar que este tipo de máscara está diseñada para combatir el coronavirus, a diferencia de los cubrebocas que ya existen y suelen tener otras finalidades.

eee

Sandra Rodil del Instituto de Materiales de la UNAM, fue la encargada de liderar el proyecto universitario. Además de matar a la enfermedad que ha provocado la pandemia por más de año y medio, los cubrebocas SakCu, también se pueden reutilizar.

El propósito de este proyecto es reducir la eliminación continua de tapabocas, que se ha convertido en un problema ambiental. Dos de las tres capas de la máscara, interna y externa, están hechas de algodón, mientras que la capa intermedia está formada por nanocapas de plata y cobre depositadas en polipropileno, que se usa comúnmente para fabricar textiles.

Fue a través de la Gaceta UNAM que el equipo de investigación afirmó que utilizaron estos metales porque se ha demostrado que tienen propiedades antivirales, anbacterianas y antifúngicas, según el sitio web de El Universal.

Esta es la razón por la que decidieron ponerle el nombre a esta máscara: Sak, que significa plata en maya; mientas que, a su vez, Cu es un acrónimo del elemento químico cobre.

Tanto la plata como el cobre son importantes biocidas, una mezcla que destruye y evita que los patógenos actúen sobre los organismos. Rodil dijo que, como informó al The New England Journal of Medicine, en un estudio al comienzo de la pandemia, las superficies de cobre son las que más rápido pueden reducir el SARS-CoV-2.

“Al usar una mezcla de plata-cobre formando una nanocapa de espesor entre 30 y 40 nanómetros, se ofrece una doble protección contra el virus y bacterias”, explicó la especialista.

Otro de los beneficios que se pudieron observar es que no produce toxicidad celular. La citotoxicidad, como también se le conoce, produce efectos secundarios a largo plazo, debido al constante contacto con la piel.

SakCu es lavable y puede ser lavado hasta diez veces. Lo mejor de todo es que ésta no pierde sus propiedades biocidas.

“Otra ventaja es que, al soportar 10 lavados sin que se degrade la nanocapa y se pueda reutilizar, se reduce el impacto al medio ambiente generado por tantos cubrebocas desechables o de un solo uso”, agregó.

También te puede interesar:

Diferencia entre hipotiroidismo e hipertiroidismo: 2 enfermedades de la tiroides

En el mundo hay más de 700 millones de personas con hipertensión sin tratar: OMS

VIBEtv