Proteína Spike, la “puerta” que se abre para la infección de COVID-19

El equipo descubrió cómo los glicanos forman residuos que contienen azúcar alrededor de la proteína S.

111
Célula del COVID-19
Foto: Unsplash

Al parecer se ha descubierto la encargada de hacer que la enfermedad de COVID-19 pueda entrar y causar la infección en nuestro cuerpo, se trata de la proteína Spike (S) del SARS-CoV-2, la cual permite que el virus ingrese a las células humanas. Actualmente, se descubrió que los bordes de ésta contienen polisacáridos llamados glicanos que actúan como una puerta para que el virus pueda contaminar.

Un estudio liderado por la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, y publicado por Nature Chemistry, utilizó supercomputación para realizar simulaciones de animación, mostrando cómo funciona el mecanismo que causa el COVID-19.

eee

El equipo dirigido por Rommie Amaro de la ya mencionada universidad descubrió cómo los glicanos forman residuos que contienen azúcar alrededor de la proteína S, al igual que abren y cierran puertas. Sin ellos, “los virus básicamente no se pueden infectar”, informa el sitio web Diario Libre.

El hallazgo de esta “puerta” abre posibles vías para nuevos tratamientos contra la infección causada por el SARS-CoV-2, ya que puede bloquearse farmacológicamente en la posición cerrada y “se impediría efectivamente que el virus se abriera para entrar e infectarse”.

Con la proteína Spike o S en su borde, esta capa de glicanos “ayuda a engañar al sistema inmunológico humano porque parece no ser más que un residuo azucarado”. Las simulaciones de supercomputación permiten a los investigadores desarrollar películas dinámicas que revelan la activación de puertas de glicanos.

“Pudimos ver la apertura y el cierre”, comentó Rommie Amaro, el especialista titulas de esta investigación.

El científico señaló que, si sólo miras la estructura cerrada y luego la estructura abierta, no se ve especial. Solamente porque obtuvieron la película de todo el proceso, realmente pueden entender cómo funciona.

La proteína Spike tiene un sitio específico (RBD) a través del cual puede unirse al receptor ACE2 en las células humanas, y el equipo de investigación descubrió que el glicano N343 es el eje que mueve el RBD de abajo hacia arriba para lograr la entrada al ACE2.

Jason McLellan, otro de los autores del estudio, dijo que el equipo recreó varias variantes de la proteína S y probó cómo la ausencia de la puerta de glicanos afecta la capacidad de RBD para abrirse.

“Sin esta puerta, la RBD de la proteína S no puede adoptar la configuración que necesita para infectar a las células”, enfatizó McLellan.

Te recomendamos:

¡Talento mexicano! Científica del IPN crea biofármaco para tratar COVID-19 con 90% de eficacia

Vacuna COVID-19: ¿Qué no comer antes y después de la inoculación?

VIBEtv