Moderna inicia ensayos para vacuna ARNm contra VIH

La farmacéutica comenzará pruebas con tres diferentes vacunas.

67
Vacuna de Moderna
Foto: EFE

Después de producir una vacuna contra el coronavirus, Moderna está a punto de lanzar dos contra el VIH. Es, por tanto, la primera empresa biotecnológica en proponer al mundo una formulación capaz de conferir protección frente al virus de inmunodeficiencia humana y por tanto frente al SIDA, utilizando la misma tecnología con la que realizaron la inoculación para erradicar el COVID-19.

Esta no es una noticia sorprendente, dado que desde el pasado mes de enero se habló de estas vacunas, según el medio El Tiempo, pero la noticia importante es que será el próximo jueves 19 de agosto cuando comiencen los ensayos clínicos de fase uno para la pareja de vacunas contra el VIH desarrolladas por Moderna.

Después de pasar con éxito la fase preliminar de la prueba, se les autorizó a iniciar la humana. Las dos vacunas se llaman ARNm-1644 y ARNm-1644v2-Core. No hay noticias del tercer candidato anunciado para este año, ARNm-1574.

Según la información divulgada, 56 personas entre 18 y 50 años participarán en los ensayos clínicos de fase 1, todas sanas y negativas para la prueba del VIH. El objetivo en esta fase es verificar la seguridad, por lo tanto no la eficacia de estas vacunas, pero aun así se registrará la respuesta de anticuerpos obtenida.

Los voluntarios se dividirán en cuatro grupos diferentes, sin protocolos ciegos: uno recibirá la primera formulación, el otro la segunda y las otras dos mezclas ligeramente diferentes de las dos formulaciones. Entonces, todos los que reciben la vacuna sabrán lo que están recibiendo y, por lo tanto, qué fórmulas.

¿Cuánto tardaran los ensayos con la vacuna contra VIH?

Se habla de al menos 10 meses, pero se cree que la fase 1 puede terminar en 2023. Si todo va bien, seguirán las fases 2 y 3, por lo que en el mejor de los casos podría llevar cinco años llegar a la aprobación

La razón está relacionada con la menor circulación del virus VIH en comparación con el coronavirus en los últimos meses. Se necesitan datos suficientes para las personas infectadas por el VIH después del inicio del ensayo para comparar el grupo vacunado con el grupo de control.

Por lo tanto, considerando la menor frecuencia de SIDA y que por razones éticas los voluntarios involucrados no están expuestos deliberadamente al virus del VIH, es necesario esperar un tiempo adecuado para obtener datos suficientes para la solicitud de autorización para comercializar la vacuna.

Según información compartida por Moderna, la vacuna contra el VIH induce, a través de la plataforma ARNm, respuestas de las células B y orienta su maduración temprana hacia el desarrollo de anticuerpos ampliamente neutralizantes (bnAb), que son esenciales para proteger contra el VIH.

También te puede interesar:

OMS insiste que tercera dosis de refuerzo no es necesaria por ahora

SEP no cerrará escuelas aunque se presenten casos positivos de COVID-19

VIBEtv