¿Cómo reconocer a una persona narcisista? 12 características de este trastorno

¿Crees estar lidiando con una persona narcisista? Sigue leyendo la nota para poder identificarlo antes de tiempo.

75
Narcisista
Foto: Pexels

Por narcisismo entendemos una línea larga con dos polaridades: por un lado hay un narcisismo sano, entendido como amor propio. En el polo opuesto encontramos el trastorno narcisista de la personalidad, caracterizado por una percepción grandiosa de uno mismo y una falta total de empatía. Aquí describiremos una serie de características que estas personas suelen tener en común.

12 características del trastorno narcisista de la personalidad

  • Encantadores y carismáticos

Las personas narcisistas están dotadas de un encanto irresistible, saben seducir y conquistar a quienes se propongan. Al principio, las víctimas tendrán la sensación de ser especiales.

  • Manipuladores y mentirosos

Siendo muy carismáticos y encantadores, es muy fácil caer en su trampa y ser manipulados por ellos. A menudo consiguen que sus parejas hagan lo que quieren. Suelen despertar un fuerte enfado contra otra persona sin entender de dónde viene.

Las técnicas de manipulación también pueden ser reacciones agresivas para inculcar la culpa, o el silencio absoluto, que puede durar varios días.

  • Megalómanos

En un inicio parecerás haber conocido a la persona de tus sueños, al vivir una espléndida historia de amor, tendrás la percepción de que todo es maravilloso. La “presa” se sentirá en el centro de atención y será considerada como única y especial.

Esta idealización pronto será seguida por una devaluación: tan pronto como el narcisista se sienta seguro en la relación (después de un matrimonio, una convivencia, etc.), la pareja se convertirá en una parte de sí mismo que no tiene necesidades ni una individualidad propia.

  • Críticas

Después de seducir a sus blancos, el narcisista tiende a ser muy crítico con su pareja, haciéndola sentir insegura, débil y no a la altura, pero a la vez afortunada porque lo tiene a su lado. Incluso, cuando no hay necesidad, siempre tiene preparada una crítica, desde la forma de vestir, hasta alguna idea externada.

En la mayoría de las situaciones, tienen que intentar ser los mejores, a menudo pisoteando a los demás. Tienen tanta confianza en que todas las personas que no piensen como ellos serán juzgadas mal. Poco a poco, la víctima se volverá dependiente del narcisista porque se sentirá incapaz de hacer nada sin su opinión.

  • Carecen de empatía

Los narcisistas no son capaces de ponerse en el lugar de los demás. En consecuencia, aquellas personas que estén en sus vidas como parejas sentimentales no tienen ningún tipo de prioridad en sus necesidades, especialmente porque sus problemas siempre pasarán a segundo plano.

  • Juegan con la culpa

Todo lo que sucede es siempre “culpa” de las personas que los rodean. De hecho, el narcisista tiende a responsabilizar a los demás de todo. La ira reprimida (y muchas veces inconsciente) ante el vacío emocional que tuvieron en la infancia los lleva a descargar sus frustraciones sobre las personas más cercanas.

Carecen de empatía, pero conocen muy bien las debilidades de sus cercanos. Precisamente por eso saben muy bien dónde atacar. Son personas que encuentran satisfacción al ver a sus compañeros o compañeras amorosas tristes y sin energía, y encima, les responsabiliza.

  • Hacen monólogos

Tener una conversación saludable con un narcisista es un verdadero desafío. Casi siempre hablan de sí mismos y en la mayoría de los casos no escuchan a los otros. Cuando el compañero intente conversar, mostrarán interés, pero sólo por poco tiempo.

  • Les gusta ser el centro de atención

Los narcisistas no aceptan el hecho de no gustarles a todo el mundo, y se asegurarán de lograr este objetivo. Cuando hacen alguna gran hazaña, es con la única intención de impresionar a los demás, una cuestión que les servirá para sentirse admirados y elogiados: utilizan a las personas para su gratificación.

Las máscaras que se usan para lograr estos propósitos son múltiples: desde asombrar al otro de cualquier manera, hasta pretender ser similar a la persona que está enfrente. Lo importante será permanecer en el centro de atención y sentirse halagados. Cuando la gente ya no esté dispuesta a gratificarlos, desaparecerán de la escena.

  • Tienen cambios de humor

A menudo, sus cercanos se preguntarán por qué ese estado de ánimo fluctuante, haciéndolos sentir responsables de su mal humor. La verdad es que estos cambios son actitudes inherentes sobre las cuales la gente que los rodea no tienen poder.

  • Envidiosos

Sienten envidia de los éxitos de los demás, pensando que ellos son los únicos capaces de lograr distintas metas. Si algún amigo les intenta contar sobre un sueño realizado, en el 90% de los casos ellos reaccionarán intentado menospreciarlo para hablar de sus méritos y demostrar una vez más su grandeza.

  • No admiten sus errores

En su opinión, todo lo que hacen es absolutamente perfecto. No toleran ninguna crítica, muchas veces reaccionan de forma violenta y son incapaces de cuestionarse a sí mismos.

  • Crean sentimientos de impotencia en los demás

No sienten empatía por sus parejas y no son capaces de enamorarse. Únicamente “usan” a las personas para obtener lo que ellos quieren. Para amar hay que ser conscientes de que el otro no es una extensión de nosotros, sino que tienen necesidades, sueños que perseguir y merecen respeto.

Consejos para las personas que lidian con un narcisista

Si, al leer esto, te has dado cuenta de que estás tratando con una persona narcisista, esto es lo que puedes hacer:

  • No tengas expectativas: no esperes recibir recompensas por el esfuerzo que realizas.
  • Sé consciente de los actos de manipulación y no te dejes manipular.
  • Desarrolla tu independencia y reconoce tus necesidades.
  • No te sientas culpable por su estado de ánimo o por lo que hace.
  • No te vuelvas como esa persona, no es un camino fácil.
  • Hay dos soluciones: o lo aceptas tal como es o prefieres decirle adiós.
  • No intentes cambiarlo: un compañero narcisista, como todos nosotros, cambia sólo si realmente siente la necesidad de cambiar, y ciertamente no porque alguien más lo obligue a hacerlo.

Para no tropezar con otra historia similar, comunícate con un psicoterapeuta para comprender los mecanismos que te empujan a ser, de alguna manera, dominada por estas personas.

Te recomendamos:

Cinco tips para alcanzar la libertad emocional

Burnout en el trabajo, ¿cómo y cuándo evitarlo?

5 actividades recomendadas por el neurocirujano Sanjay Gupta para la salud cerebral

VIBEtv