¿Cuál es la mejor edad para tener una familia?

Las variables involucradas son muchas: trabajo, problemas económicos, edad. La elección no siempre es fácil, pero se puede encontrar un equilibrio.

52
Familia
Foto: Pexels

Muchos países alrededor del mundo cuentan con una tasa de natalidad baja. De hecho, nuestra situación general no es la más optimista y dar a luz a un hijo es una elección que impone el mayor sentido de responsabilidad. Para aumentar la familia, esperamos condiciones de trabajo estables, queremos verificar la solidez de nuestras relaciones de pareja, queremos seguridad y la serenidad necesaria para asegurar al recién nacido todo lo que necesitará.

Hay mil razones por las que tendemos a esperar y posponer el momento de ser padres, pero ¿estamos seguros de que es algo bueno?

Razones sociales para esperar a formar una familia

Tener hijos cuando eres joven ofrece una larga lista de beneficios, entre los que destaca el hecho de tener energías frescas. Lamentablemente, todos estos aspectos chocan directamente con una serie de dificultades sociales que muchas parejas encuentran insuperables.

El primero de todos radica en la dificultad de conseguir un trabajo estable que garantice la seguridad económica necesaria para la familia y, en el caso específico para la madre, la posibilidad de aprovechar las protecciones previstas durante el período de maternidad.

Luego están las aspiraciones profesionales correctas a las que una mujer de hoy no quiere renunciar, la necesidad de garantizarse un hogar adecuado para albergar una familia, la dificultad para obtener la ayuda necesaria en la primera infancia del niño y, por último, pero no menos importante, la necesidad de probar cuidadosamente la relación antes de ampliar la familia.

En definitiva, los motivos por los que uno se ve obligado a esperar son numerosos y hacen que el momento en el que la pareja pueda empezar a pensar seriamente en dar a luz a un hijo se posponga cada vez más.

Lo que dice la ciencia

El reloj biológico lamentablemente no está dispuesto a hacer muchas concesiones. Según estudios científicos publicados en British Medical Journal (BMJ), la edad ideal para ser padres es entre los 20 y los 34 años para las mujeres y menos de 40 para los hombres.

Esta es también la edad en la que la pareja es más fértil y, por lo tanto, tiene más posibilidades de concebir y tener un bebé perfectamente sano. Las probabilidades comienzan a disminuir significativamente después de los 35 años porque los ovocitos, las células producidas por los ovarios, tienen la misma edad que la mujer y, por lo tanto, envejecen con ella.

Después de esta edad, concebir se vuelve menos fácil y el embarazo y el parto también pueden ser más complicados. También aumenta considerablemente la probabilidad de que el feto pueda tener anomalías genéticas, como el síndrome de Down.

Aunque la posibilidad de tener un hijo Down no puede excluirse por completo en ninguna mujer, ni siquiera en las muy jóvenes, la incidencia de la enfermedad ya aumenta a partir de los 30 años de la madre: una mujer de 25 años tiene una en mil 250 posibilidades de tener un hijo con esta anomalía, y a los 30 la probabilidad es de una en 952, pero a los 35 ya se convierte en una en 378, y a los 40 en una en 106.

Para ello, a partir de los 35 años se recomienda la amniocentesis, el examen que permite diagnosticar la enfermedad antes de que nazca el bebé. Aunque hoy las técnicas de reproducción asistida pueden resolver muchos de los problemas de fertilidad de una pareja y de hecho extender la posibilidad de convertirse en padres con el tiempo, desde un punto de vista estrictamente biológico es mejor no posponer demasiado la elección.

¿Has decidido tomar tu tiempo?

Afortunadamente, hoy nos mantenemos jóvenes por más tiempo y la medicina ha dado grandes pasos, brindando a las madres muchas herramientas de diagnóstico nuevas para seguir el progreso del embarazo de una manera serena y consciente. Actualmente, muchas mujeres se convierten felizmente en madres entre los 35 y los 40 años.

Tener un hijo cuando seas un poco “mayor” puede garantizarle a tu pequeño una madre más satisfecha, consciente y serena.

¿Has decidido ser madre joven?

A los veinticinco o treinta años tienes más energía de la que puede tener una mujer de cuarenta. Las noches de insomnio se toleran mejor y, si nos sentimos inexpertas y fáciles de caer presas de la ansiedad, recordamos que “ningún niño nace con un manual de instrucciones”.

Ser padre o madre es un trabajo que se aprende todos los días

No debemos avergonzarnos de pedir ayuda a nuestras madres o a las mujeres que conocemos que ya tienen una familia y que cuentan con más experiencia, pero recordando siempre que siempre tenemos que elegir lo mejor para nuestro bebé.

Te recomendamos:

7 técnicas para enseñar a las niñas a tolerar la frustración

Hablemos de violencia sexual en las relaciones de parejas

VIBEtv